Para visitar la página de inicio del EUFIC, haga clic aquí
Seguridad alimentaria y calidad
Tecnología alimentaria
Food Risk Communication
Nutrición
Salud y estilo de vida
Enfermedades relacionadas con la dieta
Consumer Insights
(Solamente en inglés)
Food for thought
(Solamente en inglés)
Iniciativas de la UE
(Parcialmente traducido)
Bajo los focos
Equilibrio energético
Espacio multimedia

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.



Proyectos de la UE apéndice 06/2011

Cómo prevenir la obesidad infantil – nuevos datos del estudio IDEFICS

Los últimos resultados derivados del proyecto IDEFICS (Identificación y prevención de los efectos inducidos por la dieta y el estilo de vida en la salud de los niños), financiado por la Comisión Europea, indican que fomentar el ejercicio en los niños, creando entornos con suficientes zonas verdes, instalaciones deportivas y parques infantiles es una forma sencilla de combatir la obesidad infantil. Además, los padres deben asegurarse de que sus hijos duerman lo suficiente por la noche.

En 2007 y 2008 ya informamos sobre los objetivos y los primeros resultados del estudio europeo IDEFICS1,2. Este proyecto analiza los efectos de la dieta, el estilo de vida y el entorno social en la salud de los niños europeos de 2 a 10 años de edad. Los científicos han desarrollado e implementado enfoques específicos de intervención para reducir la prevalencia de las enfermedades relacionadas con la alimentación y el estilo de vida, y actualmente se dedican a su evaluación. Recientemente se han divulgado nuevos e importantes resultados derivados de este estudio3.

Aumento de peso generalizado de norte a sur
Gracias a este estudio se ha comprobado que uno de cada cinco niños es obeso o tiene sobrepeso. En general, en Europa hay más niñas que niños, menores de 10 años, con sobrepeso. Entre los países de intervención de IDEFICS, la prevalencia de la obesidad infantil es mayor en la zona del sur de Europa (hasta el 20%) que en la zona norte (menos del 5%) (ver Figura 1). Este dato coincide con el hecho de que en las regiones del sur es más frecuente que los niños coman mientras ven la televisión, en comparación con el norte de Europa. En Suecia sólo una cuarta parte de los niños lo hacen a veces o frecuentemente, mientras que cerca de las tres cuartas partes de los niños italianos comen frente al televisor. Aún está por determinar si el hecho de comer mientras se ve la televisión puede ser un factor relacionado con el desarrollo de la obesidad.

Figura 1. Prevalencia del sobrepeso y la obesidad infantil en los países de intervención del estudio IDEFICS

El estudio IDEFICS ha demostrado que los niños de Suecia son los que beben menos bebidas azucaradas, como refrescos. Además, siguiendo hábitos culturales, ninguno de los niños suecos consume más de 3 golosinas a la semana y sólo el 1% afirma consumir barritas de chocolate o golosinas más de 3 veces por semana. Igualmente, comen muy pocas galletas y pasteles. Casi el 40% de los niños suecos declara consumir fruta fresca por lo menos una vez al día; además, también son los que consumen la mayor cantidad de verduras crudas, ya que prácticamente el 60% de ellos las come de 1 a 3 veces por semana como mínimo. Estos hábitos se aproximan bastante a una alimentación equilibrada, con fruta y verdura en abundancia, en la que sólo se consumen dulcen y chocolate de forma ocasional.

Por término medio, alrededor de la mitad de los niños de edad preescolar (de 2 a 6 años) afirma que al menos un día a la semana consume verduras cocinadas, excepto en Chipre e Italia, donde esta cifra baja hasta el 20%. Teniendo en cuenta que el consumo de verduras cocinadas es menor en los niños más mayores, hay que trabajar para mantener o aumentar el consumo de verduras a lo largo del tiempo.

Dormir lo suficiente para mantener la línea
Uno de los resultados clave del estudio IDEFICS es la confirmación de la importante asociación existente entre la duración del sueño y el riesgo de padecer sobrepeso y obesidad. Para medir la duración habitual del sueño, los investigadores han contabilizado las horas que se le dedican de lunes a jueves. Los niños en edad preescolar que duermen menos de 9 horas cada noche tienen un riesgo significativamente mayor de tener sobrepeso. Es más, los escolares que duermen menos de 11 horas tienen un riesgo un 40% mayor de tener sobrepeso, el cual aumenta un 300% si duermen menos de 9 horas. En muchos casos el tiempo que debe dedicarse al sueño se dedica a ver la televisión o a jugar a videojuegos, especialmente en el caso de los niños. Por consiguiente, una estrategia para luchar contra la obesidad infantil consiste en asegurarse de que los niños duerman lo suficiente. Para lograrlo, una medida obvia sería la reducción del tiempo dedicado a permanecer delante de una pantalla.

Un entorno que fomente el ejercicio
El estudio IDEFICS ha comprobado que los niños que hacen más ejercicio (al practicar deporte o ir al colegio en bicicleta) y los que pasan menos de 14 horas a la semana delante de una pantalla (televisión, DVD, ordenador) presentan menos probabilidades de tener sobrepeso u obesidad. Tal y como se preveía, entre los 6 y los 9 años de edad los niños están en mejor forma física que las niñas y parece que el nivel empeora con la edad en ambos sexos.

Por consiguiente, está claro que debemos animar a los niños a tener una mayor actividad física. Los investigadores han estudiado a 344 escolares de Alemania para ver si sus niveles diarios de ejercicio están relacionados con la movilidad de su entorno. La movilidad se define en base a las conexiones de las calles, la densidad de los caminos y carriles bici, la cantidad y distancia de los parques infantiles, las zonas verdes y las instalaciones deportivas. Según los padres, los niños que viven en zonas con una gran movilidad (con grandes posibilidades de jugar y ejercitarse al aire libre) participan en actividades al aire libre un promedio de 15 minutos más como mínimo que los niños que viven en zonas con movilidad reducida. Esta información es importante por razones políticas, a nivel municipal, y para las personas implicadas en la planificación de nuevas viviendas y estructuras medioambientales. Si queremos fomentar que los niños sean más activos físicamente, debemos ofrecerles un entorno que lo permita.

La importancia de la familia
Además del sueño y la actividad física, el contexto familiar es un factor importante en relación con el desarrollo del sobrepeso y la obesidad en niños. El nivel de educación e ingresos de los padres está claramente relacionado con el peso de sus hijos. Los hijos de padres con bajos ingresos tienen un 50% más de probabilidades de tener sobrepeso o ser obesos que los hijos de familias con ingresos elevados. Este efecto puede explicarse en parte por la menor calidad de la dieta de las familias con ingresos bajos. Asimismo, los hijos de familias de emigrantes tienen más probabilidad de ser obesos, aunque esta relación no se haya demostrado en todos los países europeos del estudio. También, los hijos de familias monoparentales tienen una mayor tendencia hacia la obesidad comparados con los de familias con ambos padres. Es más, los niños que tienen al menos un padre con sobrepeso u obesidad tienen una mayor probabilidad de padecer el mismo problema.

La relación entre el peso corporal y las preferencias gustativas
Los investigadores del estudio IDEFICS han evaluado las preferencias gustativas de 1.575 niños de 6 a 9 años de edad. Para ello, los niños tenían que probar parejas de alimentos y luego decidían cuál de los dos les gustaba más. Las parejas de alimentos eran o dos galletitas saladas o dos vasos de zumo de manzana. Cada vez que se presentaban estos alimentos, uno de ellos era normal (una galletita o zumo) y el otro modificado, es decir, las galletitas tenían más grasa, sal o glutamato monosódico y el zumo de manzana tenía azúcar o aromatizantes añadidos. Los niños con sobrepeso u obesidad preferían el zumo con azúcar añadido en comparación con los niños con peso normal. Del mismo modo, los niños con sobrepeso y obesidad solían preferir las galletitas con grasa adicional. Estos niños solían consumir alimentos con un mayor aporte de grasa durante la semana. Ningún niño eligió las galletas con más cantidad de sal ni de glutamato monosódico. Estos resultados fueron muy similares en los distintos países europeos.

Hay que empezar a cuidar el corazón desde la infancia
La gran prevalencia del sobrepeso y la obesidad, que ya es evidente desde la infancia, influirá en la predisposición a sufrir enfermedades cardíacas en etapas posteriores de la vida. La mayoría de los niños obesos siguen siéndolo en su vida adulta. A menudo, estos niños proceden de entornos con antecedentes familiares de enfermedades cardíacas Por este motivo, es muy importante empezar a identificar desde la infancia el riesgo de padecer enfermedades cardíacas más adelante. Los investigadores del estudio IDEFICS han desarrollado una puntuación de riesgo que tiene en cuenta la tensión arterial, el nivel de azúcar y de lípidos en sangre, y el peso de los niños. Con esta puntuación se puede estimar desde la infancia el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas en etapas posteriores de la vida. Al hacerlo, se ha comprobado que varios factores de riesgo de enfermedades cardíacas se presentaban ya en una proporción significativa de los niños del estudio IDEFICS. Se trata de un fenómeno preocupante que indica que la prevención de la obesidad infantil debe empezar cuanto antes para prevenir las enfermedades cardíacas en la vida adulta.

Datos del estudio
En total, 16.224 niños de 2 a 10 años de edad y sus padres han participado en este gran estudio europeo4; procedentes de los siguientes países: Bélgica, Suecia, Estonia, Alemania, Hungría, España, Chipre e Italia. Es decir, que ha habido una buena representación de las diferentes regiones de Europa. Los investigadores han tomado diferentes medidas de estos niños y sus padres, desde simples cuestionarios sobre sus hábitos alimenticios y medidas del peso y la tensión arterial hasta análisis de sangre y orina. También se han tomado muestras de ADN de 5.000 niños para realizar estudios genéticos. La combinación de la información de los distintos centros de investigación ha supuesto un reto importante a la hora de diseñar el estudio de la dieta, debido a las amplias diferencias existentes entre países en cuanto a disponibilidad de los alimentos y a patrones alimentarios. Finalmente, los investigadores han logrado estandarizar todas las medidas obtenidas en los distintos países para garantizar la buena calidad de los datos y poder comparar los de diferentes países. Estas medidas estandarizadas son muy importantes ya que pueden utilizarse para futuros estudios multinacionales.

La fase final del estudio IDEFICS
El estudio IDEFICS continúa y ahora se encuentra en su fase final. Actualmente se investiga cómo los patrones alimentarios de los niños pueden influir en el riesgo de padecer sobrepeso y obesidad. Para ello, se van a medir los patrones alimentarios comunes y se comprobará si están relacionados con el cambio de peso de estos niños europeos, con el fin de recomendar patrones alimentarios que aumenten la probabilidad de que los niños mantengan un peso saludable.

Además, los científicos analizarán la base de datos genéticos que se ha creado para investigar cómo se relacionan estos genes con la obesidad y otros trastornos relacionados, tales como la resistencia a la insulina, en combinación con diversos factores derivados del estilo de vida.

Finalmente, los investigadores continuarán el seguimiento de los niños tras implementar varios cambios relacionados con la alimentación y el estilo de vida. Pretenden ver qué cambios son eficaces y qué iniciativas contribuyen en mayor medida a la prevención del sobrepeso, la obesidad y los trastornos relacionados. De este modo, cuando el estudio finalice se podrán plantear nuevas estrategias de prevención, incluyendo pautas y recomendaciones.

Más información
www.ideficsstudy.eu
IDEFICS agradece el amplio apoyo financiero recibido por la Comisión Europea para el 6º Programa Marco, contrato n° 016181-2.

Referencias

  1. Food Today n° 57 (2007). Aprender a vivir de forma saludable - Desarrollo de una estrategia europea de intervención. Disponible en: www.eufic.org/article/es/page/FTARCHIVE/artid/Aprender-vivir-forma-saludable-Desarrollo-estrategia-europea-intervencion/
  2. Food Today n° 63 (2008). Eliminar los obstáculos existentes para la alimentación sana y la actividad física de los niños. Disponible en: www.eufic.org/article/es/page/FTARCHIVE/artid/Eliminar-los-obstaculos-existentes-para-la-alimentacion-sana-y-la-actividad-fisica-de-los-ninos/
  3. Identification and prevention of dietary- and lifestyle-induced health effects in children and infants. Int J Obes 35(s1). Disponible (en inglés) en: http://www.nature.com/ijo/journal/v35/n1s/index.html?WT.ec_id=IJO-201104
  4.  W Ahrens, K Bammann, A Siani, K Buchecker, S De Henauw, L Iacoviello, A Hebestreit, V Krogh, L Lissner, S Mårild, D Molnár, L A Moreno, Y P Pitsiladis, L Reisch, M Tornaritis, T Veidebaum and I Pigeot on behalf of the IDEFICS Consortium. (2011). The IDEFICS cohort: design, characteristics and participation in the baseline survey. Int J Obes 35:S3-S15; doi:10.1038/ijo.2011.30
SOBRE EUFIC
El Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC) es una organización sin ánimo de lucro que proporciona información científica sobre la seguridad y calidad alimentaria y la salud y nutrición a los medios de comunicación, a los profesionales de la salud y la nutrición y a los educadores, de una forma que la pueden entender los consumidores.

Leer más
Fecha de la última actualización 26/05/2016
Visualizar todos los resultados de búsqueda