Para visitar la página de inicio del EUFIC, haga clic aquí
Seguridad alimentaria y calidad
Tecnología alimentaria
Food Risk Communication
Nutrición
Salud y estilo de vida
Enfermedades relacionadas con la dieta
Consumer Insights
(Solamente en inglés)
Food for thought
(Solamente en inglés)
Iniciativas de la UE
(Parcialmente traducido)
Bajo los focos
Equilibrio energético

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.



ALIMENTACIÓN HOY EN DÍA 11/1999

Declare la guerra a las infecciones invernales

Food TodayParece que pasar el invierno sin padecer un solo resfriado resulta toda una hazaña. Sin embargo, los últimos hallazgos indican que una dieta saludable podría contribuir a fortalecer el sistema inmunológico y proporcionar así al organismo las defensas para hacer frente a los resfriados.

Hasta la fecha, los únicos tratamientos específicos contra el catarro indicados por médicos y farmacéuticos están diseñados para combatir los síntomas, tales como el dolor de garganta, la congestión nasal, la mucosidad, la tos, los estornudos y el insomnio. Apenas se facilitan consejos sobre la dieta adecuada, por la simple razón de que existen pocos conocimientos científicamente fundados de que lo que comemos influya, una vez que el virus ya nos ha atacado.

Una excepción a esta regla podría ser la ingesta de una gran cantidad de vitamina C.

Aunque las pruebas todavía no son concluyentes, podría ser beneficioso administrar grandes dosis de este nutriente cuando aparecen los síntomas del resfriado. Se ha descubierto que, en ciertas personas, ingerir entre 500 y 1000 mg de vitamina C al día serviría para aplacar la intensidad o incluso reducir la duración del catarro. Los científicos creen que esta reacción podría deberse a que la vitamina C estimula el nivel de interferón, contribuyendo así a proteger las células de los ataques víricos.

Se puede aumentar la cantidad de vitamina C en el organismo consumiendo alimentos y bebidas tales como frutas y zumos de cítricos, kiwis, boniatos, pimientos, grosellas, vegetales verdes y frutas exóticas, como la guayaba, o alimentos enriquecidos con vitamina C. Tampoco hay que olvidarse de los complementos alimentarios a base de esta vitamina.

Según otras investigaciones, más vale prevenir que curar. Al administrar a los ancianos que se encuentran en tratamiento a largo plazo compuestos a base de varios micronutrientes (20 mg de zinc, 100 microgramos de selenio, 15 mg de vitamina E y 6 mg de betacaroteno), los científicos descubrieron que podían reducir las infecciones de las vías respiratorias. Es posible que una dieta que proporcione regularmente la cantidad adecuada de estas vitaminas sirva para proteger al grueso de la población.

Sin embargo, las vitaminas y los minerales no son los únicos elementos con capacidad para combatir las infecciones. Los botánicos llevan largo tiempo ponderando las virtudes del ajo por sus efectos antivíricos, propiedad que se atribuye a uno de sus componentes naturales. También se otorgan las mismas cualidades a los extractos de Echinacea (aciano púrpura), en forma de gotas o cápsulas.

Del mismo modo que ciertos nutrientes contribuyen a fortalecer el sistema inmunológico, el estrés podría consumir las reservas de algunas vitaminas y minerales. Combinar una dieta saludable y variada, rica en fruta y verdura, con las dosis adecuadas de ejercicio físico y reposo, es la mejor estrategia para hacer frente a la batalla invernal contra el resfriado común.

Referencias

  • Paul Knipschild: Systemic Reviews: Vitamin C and the common cold (Revistas sistémicas: la vitamina C y el resfriado común). BMJ; 309:719-21, 1994.
  • Carr AB et al: Vitamin C and the common cold: Using identical twins as controls (La vitamina C y el resfriado común. El empleo de gemelos idénticos como patrones). Med J Aust 2:411-12, 1981.
  • Gerber WF et al: Effect of ascorbic acid, sodium salicylate, and caffeine on the serum interferon level in response to viral infection (Efectos del ácido ascórbico, el salicilato de sodio y la cafeína en los niveles de interferón del suero, como respuesta a las infecciones virales). Pharmacology 13 (3): 228-33, 1975.
  • Mary Ann Johnson et al: Micronutrient Supplementation and Infection in Institutionalized Elders (Los complementos de micronutrientes y las infecciones en los internos de la tercera edad), Nutr Re, vol. 55, No. 11, 400 \ 404.
  • Berdanier CD: The many faces of stress (El estrés en sus múltiples facetas), Nutr. Today 22 (2): 12, 1987.
  • Ross AC: Vitamin A and protective immunity (La vitamina A y la inmunidad), Nutr Today 27 (4):18, 1992.

Alimentos que aportan Vitamina C, Vitamina E, Betacaroteno, Zinc y Selenio

NUTRIENTE ALIMENTOS QUE LO CONTIENEN
Vitamina C Cítricos, kiwi, guayaba, pimiento, grosella, fresa
Vitamina E Almendra, avellana, semillas de girasol, boniato, aceite de girasol, germen de trigo, aceite de germen de trigo, aguacate
Betacaroteno Zanahoria, boniato, calabaza, guayaba, mango, albaricoque, pimiento rojo, tomate, verduras de tono oscuro
Zink Marisco, carne roja, germen de trigo, cereales integrales: pan integral y cereales de desayuno integrales
Selenio Nuez de Brasil, semillas de girasol, mejillón, atún en aceite enlatado, abadejo, riñones

 

Podcasts relacionados
Fibra, Fibra dietética, Minerals, Etiquetado de alimentos y declaraciones de propiedad, Alimentos fortificadores, Elección de alimento
SOBRE EUFIC
El Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC) es una organización sin ánimo de lucro que proporciona información científica sobre la seguridad y calidad alimentaria y la salud y nutrición a los medios de comunicación, a los profesionales de la salud y la nutrición y a los educadores, de una forma que la pueden entender los consumidores.

Leer más
Fecha de la última actualización 20/08/2014
Visualizar todos los resultados de búsqueda