Para visitar la página de inicio del EUFIC, haga clic aquí
Seguridad alimentaria y calidad
Tecnología alimentaria
Food Risk Communication
Nutrición
Salud y estilo de vida
Enfermedades relacionadas con la dieta
Consumer Insights
(Solamente en inglés)
Food for thought
(Solamente en inglés)
Iniciativas de la UE
(Parcialmente traducido)
Bajo los focos
Equilibrio energético

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.



ALIMENTACIÓN HOY EN DÍA 02/2002

Atención a la salud de los ojos

Food Today¿Recuerdan el viejo consejo de comer zanahorias para poder ver en la oscuridad? Cada vez existen más pruebas que indican que los nutrientes antioxidantes presentes en muchas plantas comestibles -como las zanahorias u otras frutas y verduras de color rojo y amarillo-, los aceites de pescado y las vísceras pueden contribuir a prevenir los problemas de la vista, generalmente asociados con el envejecimiento.

En la UE, unas 760 personas de cada 100.000 tienen problemas de vista. En Occidente, la disminución de la vista suele deberse a dos afecciones principales: las cataratas y la degeneración macular asociada a la edad; ambos trastornos están relacionados con la diabetes, la obesidad y el envejecimiento. A pesar de que los problemas de la vista no ponen en peligro la vida del que los padece, limitan de forma considerable su independencia, movilidad y calidad de vida.

En ambos casos, la degeneración por oxidación es un factor de riesgo importante. Se cuentan cada vez con más evidencias de que los nutrientes antioxidantes, especialmente las vitaminas A, C y E, y los pigmentos carotenoides, como la luteína y la zeaxantina (presentes en frutas y verduras), pueden contribuir a prevenir o retrasar la aparición de estos tipos de ceguera en la vejez.

Las cataratas
Las cataratas consisten en una opacidad del cristalino, que está compuesto por agua y proteínas y, normalmente, es transparente. El cristalino se encuentra detrás del iris, la parte coloreada del ojo, y dirige los rayos de luz hacia la mácula y el fondo de la retina. A medida que se desarrollan las cataratas, una parte de las proteínas se aglutina, lo que provoca la opacidad del cristalino e impide que pasen los rayos de luz.

En la mayoría de los casos, las cataratas se desarrollan lentamente, por tanto, se va perdiendo la vista de forma progresiva. Afortunadamente, el tratamiento de las cataratas consiste en una operación relativamente sencilla, en la que se sustituye la lente opaca del cristalino por un implante inyectable.

Aunque la causa de las cataratas está aún por esclarecer, este trastorno parece estar relacionado con los cambios que se producen en la composición química del cristalino como consecuencia del envejecimiento. En una fase de su evolución normal, las células del organismo, incluidas las del ojo, producen unas sustancias llamadas radicales libres. Con el paso del tiempo, estos radicales libres pueden dañar los tejidos y los órganos, por eso se asocian con las enfermedades típicas de la vejez, como las cataratas.

La degeneración macular asociada a la edad
La degeneración macular asociada a la edad es una enfermedad crónica y progresiva que aparece cuando el tejido de la mácula (área situada en el centro de la retina) se deteriora. La mácula, del tamaño de la cabeza de un alfiler, es responsable de nuestra vista central y de la visión más aguda, necesaria para leer, escribir, conducir en la oscuridad y ver los colores. Cuando se produce esta degeneración, la visión central se hace borrosa, las líneas rectas parecen onduladas y resulta difícil diferenciar los colores. Dado que la pérdida de la vista, gradual e indolora, causada por la degeneración macular es prácticamente incurable, es fundamental hacer todo lo posible para prevenirla.

Los investigadores no han descubierto por qué se produce este trastorno. Dos de los principales factores de riesgo son la edad avanzada y un historial familiar con casos de dicha afección. Otros factores que pueden aumentar el riesgo son:

  • la exposición prolongada a la luz solar
  • bajos niveles en sangre de minerales y vitaminas antioxidantes (A, C y E)
  • fumar
  • ciertos trastornos circulatorios como una presión arterial alta

Más frutas y verduras
Las investigaciones sobre antioxidantes confirman la hipótesis de que aumentar el consumo de vitaminas C y E puede contribuir a prevenir o retrasar la aparición de algunos tipos de cataratas y de la degeneración macular. Recientemente, se han llevado a cabo estudios sobre dos pigmentos, la luteína y la zeaxantina, presentes en la retina en elevadas concentraciones. Estos pigmentos se encuentran en verduras como el maíz o las espinacas, y también en la yema de huevo. Se cree que un nivel elevado de luteína y zeaxantina en la sangre puede proteger la retina de ciertas longitudes de onda de la luz, que resultan perjudiciales.

Como en el caso de otras enfermedades crónicas, la prevención de las cataratas y la degeneración macular asociada a la edad está relacionada con una dieta sana. El consejo de consumir por lo menos cinco raciones de fruta y verdura al día es excelente, no sólo para tener una vista sana sino también para evitar muchas otras afecciones. Así que, ¡a comer frutas y verduras!

EL CUIDADO DE LOS OJOS
Para mantener los ojos sanos, es recomendable seguir los siguientes consejos:

  • Consuma una dieta sana y rica en fruta y verdura, especialmente, las de color verde y amarillo oscuro. Las verduras de la familia de la col, como la coliflor, las coles de Bruselas y el brécol son especialmente beneficiosas. La luteína y la zeaxantina se encuentran en elevadas concentraciones en la yema de huevo, el maíz y las espinacas.

  • Utilice gafas de sol para proteger los ojos de los rayos perjudiciales.
  • Vigile otro trastornos que aumentan el riesgo de sufrir afecciones degenerativas de la vista como, por ejemplo, la hipertensión.
  • No fume
  • Hágase revisiones periódicas de la vista

Coma zanahorias
Después de todo, parece ser que el tradicional consejo de comer zanahorias en abundancia para ver mejor en la oscuridad era fundado. Las zanahorias contienen betacaroteno, que el organismo transforma en vitamina A. En la retina, una forma particular de la vitamina A constituye la parte de los pigmentos visuales que recoge la luz; de hecho, un síntoma que anuncia la deficiencia de dicha vitamina es la dificultad para adaptarse a luz de baja intensidad (ceguera nocturna). Dado que el pigmento macular se compone de elementos de origen dietético, incrementar el consumo de frutas y verduras como las espinacas, el brécol y el maíz o de complementos alimentarios que contengan nutrientes antioxidantes (betacaroteno y luteína) puede mejorar la visión y la percepción de los colores a lo largo de la vida, y reducir el riesgo de pérdida de la vista en la vejez.

Referencias

  • Eureye Study into Visual Disability due to AMD. Study Coordinator, Professor Fletcher, London School of Hygiene and Tropical Medicine (due to report in 2003)  
  • Seddon, J. M.; Ajani, U. A.; Sperduto, R. D. et al. (1994) Dietary carotenoids, vitamins A, C and E, and advanced age-related macular degeneration. Journal of the American Medical Association 272 1413-1420
     
Podcasts relacionados
SOBRE EUFIC
El Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC) es una organización sin ánimo de lucro que proporciona información científica sobre la seguridad y calidad alimentaria y la salud y nutrición a los medios de comunicación, a los profesionales de la salud y la nutrición y a los educadores, de una forma que la pueden entender los consumidores.

Leer más
Fecha de la última actualización 14/04/2014
Visualizar todos los resultados de búsqueda