Para visitar la página de inicio del EUFIC, haga clic aquí
Seguridad alimentaria y calidad
Tecnología alimentaria
Food Risk Communication
Nutrición
Salud y estilo de vida
Enfermedades relacionadas con la dieta
Consumer Insights
(Solamente en inglés)
Food for thought
(Solamente en inglés)
Iniciativas de la UE
(Parcialmente traducido)
Bajo los focos
Equilibrio energético

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.



ALIMENTACIÓN HOY EN DÍA 07/2004

Diabetes y "Diabesidad"

Food TodayExisten dos tipos principales de diabetes: el tipo I y el tipo II. La incidencia de ambos tipos en adultos está aumentando en todo el mundo. Estudios recientes reflejan también un incremento de la diabetes de tipo II en la población infantil. ¿Qué hay detrás de este preocupante fenómeno y qué puede hacerse al respecto?

Las personas diabéticas que no reciben tratamiento puedan mostrar niveles de glucosa sanguínea (azúcar presente en la sangre) dos o tres veces mayores de lo normal. En la diabetes de tipo I, esto se debe a la falta de insulina - la hormona producida por el páncreas para transportar la glucosa hacia los músculos y otros tejidos. En la diabetes de tipo II, la insulina generalmente se produce en abundancia, pero los músculos que normalmente responderían absorbiendo la glucosa para usarla como energía o almacenarla, se hacen resistentes a la insulina, produciendo un aumento del nivel de glucosa en la sangre.

La diabetes de tipo I o diabetes insulino-dependiente

La diabetes de tipo I suele darse en niños y se debe a la destrucción de las células productoras de insulina en el páncreas por una reacción autoinmune. Todavía no se sabe a ciencia cierta por qué tiene lugar este fenómeno, aunque las personas con cierta susceptibilidad genética presentan mayor riesgo. Asimismo, se ha sugerido que las infecciones virales pueden desencadenar el proceso. Este tipo de diabetes, también conocida como "diabetes insulino-dependiente", se trata con inyecciones regulares de insulina.

La diabetes de tipo II

Anteriormente conocida como "diabetes no insulino-dependiente", la diabetes de tipo II sólo se daba entre personas de mediana edad o mayores. Sin embargo, recientemente, el número de casos ha aumentado en todas las edades, y cada vez se diagnostica en enfermos más jóvenes, especialmente en niños y adolescentes obesos y muy obesos (1). Esto ocurre tanto en países desarrollados como en países en vías de desarrollo. Este aumento de la incidencia resulta inquietante porque los niños no deberían sufrir esta enfermedad, que de hecho puede evitarse adoptando medidas preventivas (2).

La resistencia a la insulina

Cuando los músculos se hacen insensibles o resistentes a la insulina, pierden la capacidad de absorber la glucosa que circula por la sangre. El páncreas responde produciendo cada vez más insulina para compensar esta disfunción. Cuando el páncreas ya no puede responder a la demanda creciente de insulina, el nivel de glucosa en la sangre aumenta y puede aparecer la diabetes. Entonces, ¿qué es lo que causa en origen la resistencia a la insulina?

Diabesidad

Se sabe desde hace tiempo que el sobrepeso y la obesidad predisponen a la diabetes de tipo II y que, de hecho, la obesidad es un estado de resistencia a la insulina. Las personas con obesidad central, en quienes la grasa se acumula alrededor de la cintura, presentan un riesgo mayor de hacerse resistentes a la insulina. No es una coincidencia que los casos de diabetes de tipo II hayan aumentado de forma paralela al incremento mundial del sobrepeso y la obesidad, hasta el punto de que la diabetes de tipo II recibe el nombre de "diabesidad".

Un estilo de vida saludable

Las medidas indispensables tanto para la prevención como para el tratamiento de la "diabesidad" son: la pérdida de peso y la práctica regular de ejercicio (2). Incluso una pérdida moderada de peso conlleva una considerable reducción de la resistencia a la insulina, mejorando la capacidad del organismo de asimilar la glucosa y el metabolismo en general. La práctica de alguna actividad física presenta, además, un beneficio doble: no sólo desempeña un papel fundamental en el control del peso, sino que también mejora la sensibilidad a la insulina y la absorción de la glucosa, especialmente en los músculos.

La diabetes materna

Destacados estudios señalan que la diabetes materna, incluida la diabetes de gestación, que aparece en la madre durante el embarazo, aumenta la probabilidad de que el niño sufra, más adelante, diabetes de tipo II. Dado que la obesidad es un importante factor de riesgo de la diabetes de gestación y que puede modificarse, la prevención de la obesidad en mujeres en edad fértil constituye una medida preventiva esencial (1).

Ante todo, prevención

La diabetes es una enfermedad debilitante que aumenta el riesgo de que las personas afectadas sufran enfermedades cardiacas, problemas circulatorios e hipertensión. El aumento de la prevalencia de la diabetes de tipo II o "diabesidad" en niños resulta especialmente preocupante. La prevención, mediante una dieta y un estilo de vida saludables (2,3), debe ser la principal prioridad y tener por objetivo la reducción de:

  • el riesgo, la incidencia y las consecuencias de la diabetes de tipo II en adultos propensos;
  • el sobrepeso y la obesidad en niños y jóvenes.

Referencias

Podcasts relacionados
Actividad física , Enfermedades relacionadas con la dieta
Actividad física , Enfermedades relacionadas con la dieta
SOBRE EUFIC
El Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC) es una organización sin ánimo de lucro que proporciona información científica sobre la seguridad y calidad alimentaria y la salud y nutrición a los medios de comunicación, a los profesionales de la salud y la nutrición y a los educadores, de una forma que la pueden entender los consumidores.

Leer más
Fecha de la última actualización 28/08/2014
Visualizar todos los resultados de búsqueda