Para visitar la página de inicio del EUFIC, haga clic aquí
Seguridad alimentaria y calidad
Tecnología alimentaria
Food Risk Communication
Nutrición
Salud y estilo de vida
Enfermedades relacionadas con la dieta
Consumer Insights
(Solamente en inglés)
Food for thought
(Solamente en inglés)
Iniciativas de la UE
(Parcialmente traducido)
Bajo los focos
Equilibrio energético

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.



ALIMENTACIÓN HOY EN DÍA 02/2003

Un cambio de enfoque en la salud bucal

Food TodayLa incidencia de la caries dental en niños y adolescentes ha descendido progresivamente en la mayoría de los países europeos durante las últimas tres décadas, a pesar de que la ingesta media de azúcares se ha mantenido constante. ¿A qué factores cabe achacar esta tendencia positiva? Aparentemente, el mérito debe atribuirse a una mayor higiene bucal (cepillado más frecuente de los dientes y uso del hilo dental) y al flúor.

Caries dental

La caries es producto de la convergencia de varios factores. En primer lugar, tiene que tratarse de un tipo de diente proclive a la formación de caries. En segundo lugar, debe existir placa bacteriana, es decir, bacterias que mediante la fermentación de los hidratos de carbono, producirán ácidos, que a su vez erosionarán el esmalte de los dientes. En tercer lugar tiene que haber transcurrido el tiempo suficiente para que se produzca la desmineralización (disolución del esmalte de los dientes) e insuficiente para que, el mecanismo de defensa natural del organismo pueda “remineralizar” los dientes y reparar el daño.

No obstante, es preciso tener en cuenta otros factores. Por ejemplo, la presencia de flúor contribuye a la remineralización del diente y altera la estructura dental. El resultado final es que la superficie del diente se vuelve menos vulnerable a la caries. La frecuencia con que la que comemos también es importante ya que cuantas más veces se ingieran alimentos, mayores son las probabilidades de que actúen las bacterias causando la fermentación de los hidratos de carbono. La saliva también cumple una función que consiste en neutralizar los ácidos, proporcionar los minerales necesarios para la remineralización y evitar que los alimentos permanezcan en la boca.

Factores dietéticos

El efecto de la dieta sobre el desarrollo de la caries no es tan directo como mucha gente supone. Si bien se ha podido confirmar la relación entre el consumo de hidratos de carbono y la caries, actualmente la vinculación entre ésta y la ingesta de azúcares ha perdido fuerza en la mayoría de los países europeos. Así, numerosas personas consumen cantidades de azúcar relativamente elevadas de forma regular sin necesariamente presentar muchas caries.

Un estudio realizado en Holanda determinó que el tiempo durante el cual quedan retenídos los alimentos en la boca es más importante que su contenido de azúcar. Los investigadores compararon soluciones de azúcar con comidas y tentempiés y descubrieron que los alimentos compuesto por hidratos de carbono que tienden a fijarse y permanecer en los dientes, pueden provocar caries en mayor medida que las soluciones de azúcar. Estos alimentos no son necesariamente los que consideramos “pegajosos”, como por ejemplo, el tofe, que se disuelve y desaparece de la boca con más rapidez que algunos alimentos que contienen almidón.

La asociación que hasta hace polo se hacía entre el azúcar y los alimentos que lo contienen con la formación de caries esta siendo matizada. Ahora se sabe que muchos otros alimentos ricos en carbohidratos que se solían considerar inocuos para la dentadura, como el pan, pueden contribuir a su deterioro. De hecho, los alimentos que contienen almidón – como es el caso del pan– inducen a la producción de ácidos por la placa bacteriana; asimismo, todas las frutas pueden potencialmente provocar caries. No obstante, debemos seguir consumiendo estos alimentos no sólo por placer, sino porque además son buenos para la salud.

En la actualidad, los científicos consideran que la caries no depende tanto de la dieta como de las conductas individuales. Una higiene bucal adecuada y el flúor, especialmente aplicado de forma tópica mediante pastas de diente que lo contienen, han reducido las consecuencias de la dieta sobre los dientes. Sin embargo, en los países en los que el uso de los dentífricos con flúor no está tan extendido, la ingesta frecuente de alimentos ricos en hidratos de carbono sigue constituyendo una de las principales causas de la formación de caries

La fuente principal de flúor en la dieta es el agua de distribución cuyo contenido en flúor es de entre 0,05 y 14 ppm. El flúor es un elemento presente en todos los alimentos. Las fuentes más ricas en flúor son el té y el pescado de mar que se consume con espinas (por ejemplo, las anchoas, o las sardinas en lata).

Cómo prevenir las caries

Actualmente, se considera que los principales factores de prevención de las caries son una buena higiene bucal y el uso de flúor. A continuación les ofrecemos algunos consejos para evitar la formación de caries:

  • Inicie el cuidado dental a una edad temprana: comience a cepillar los dientes de los bebés en cuanto aparezca el primer diente de leche. No deje que los niños pequeños se acostumbren a irse a la cama bebiéndose un biberón de leche, zumo u otra bebida dulce, ya que los azúcares permanecen en los dientes durante mucho tiempo y provocan la formación de la llamada “caries del biberón”.
  • Lávese los dientes con una pasta de dientes que contenga flúor dos veces al día y use el hilo dental o un mondadientes una vez al día. No coma antes de acostarse si ya se ha lavado los dientes, ya que el flujo de saliva disminuye mientras dormimos.
  • Se ha demostrado que chicles sin azúcar son buenos para los dientes ya que ayudan a aumentar el flujo de saliva y eliminan los restos de comida que quedan en la boca.
  • La frecuencia con la que comemos y bebemos es relevante. Es bueno que transcurra un tiempo prudencial entre las comidas para que la saliva pueda neutralizar los ácidos. No pique entre las comidas ni beba líquidos a todas horas.
  • Los consejos dietéticos específicos deben basarse en prácticas alimenticias adecuadas que correspondan con las recomendaciones generales relativas a una alimentación sana.

Referencias

  • Van Loveren C., Diet and Dental Caries: cariogenicity may depend more on oral hygiene using fluorides than on diet or type of carbohydrates. Eur. J. Paed. Dentistry, June 2000, 1 (2)
  • Nutrition, Diet and Oral Health for the 21st Century. Inter Dental J., 6/01, Suppl.
  • Konig, KG. Diet and Oral Health. Inter. Dental J., 2000, 50, 162-174

¿QUÉ TIPO DE HIDRATOS DE CARBONO PUEDE PROVOCAR CARIES?

El debate sobre los azúcares “extrínsecos” e “intrínsecos” Muchas personas están confundidas en cuanto a los tipos de hidratos de carbono que pueden ser fermentados por las bacterias y provocar caries. Algunos científicos han complicado el asunto aún más al clasificar los azúcares en “intrínsecos” y “extrínsecos”.Los azúcares intrínsecos, son los que existen naturalmente en la estructura celular del alimento, presentes principalmente en las frutas y verduras. Los azúcares extrínsecos, son los que se encuentran libres en los alimentos o se agregan a éstos. Este grupo a su vez se divide en lactosa (azúcar de la leche) y otros azúcares extrínsecos, como los de los zumos de fruta y la miel o los azúcares añadidos.Los estudios indican que las bacterias actúan tanto sobre los azúcares intrínsecos como extrínsecos, por lo tanto, todos los alimentos que contengan hidratos de carbono pueden contribuir a la formación de caries. La mejor forma de proteger los dientes y de disfrutar de una buena salud general consiste en seguir una dieta sana y placentera acompañada de una higiene bucal adecuada.

Podcasts relacionados
Carbohydrates, Fibra dietética, Dieta y control de peso, Obesidad
Dieta y control de peso, Sugar, Salt, Fibra, Grasas, Elección de alimento, Healthy eating
SOBRE EUFIC
El Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC) es una organización sin ánimo de lucro que proporciona información científica sobre la seguridad y calidad alimentaria y la salud y nutrición a los medios de comunicación, a los profesionales de la salud y la nutrición y a los educadores, de una forma que la pueden entender los consumidores.

Leer más
Fecha de la última actualización 23/04/2014
Visualizar todos los resultados de búsqueda