El pescado de piscifactoría, ¿una elección saludable y sostenible?

Last Updated : 06 October 2015

El pescado y los mariscos representan una parte importante de una dieta saludable, aunque la creciente demanda y la sobreexplotación pesquera que afectan a muchos lugares del mundo han provocado la disminución de las poblaciones de peces marinos en todo el planeta. El pescado de piscifactoría permite satisfacer la demanda y reduce al mismo tiempo la presión a la que están sometidas las poblaciones de peces en libertad.

Aunque el consumo de pescado ha aumentado en las últimas décadas, muchos europeos no cubren las recomendaciones y deberían incrementar su ingesta1. El pescado y los mariscos proporcionan nutrientes esenciales que se asocian con buena salud, como proteínas, ácidos grasos poliinsaturados omega 3 de cadena larga (AGPI n-3 CL), vitaminas y minerales. No obstante, se sobrepesca alrededor del 29% de las poblaciones de peces marinos mundiales y el 61% se pesca a plena capacidad2. Se han puesto en marcha actividades en toda Europa, y en el mundo, para aumentar la sostenibilidad del abastecimiento de pescado. La Comisión Europea ha defendido ampliamente los beneficios de la piscicultura, denominada también acuicultura3. Si se aplican buenas prácticas agrícolas, el pescado de piscifactoría es una fuente de alimentos marinos segura, sostenible y nutritiva que puede aliviar la carga de sobreexplotación pesquera que afecta a las poblaciones de alimentos marinos. Además, el pescado de piscifactoría con frecuencia está más fresco en el momento de su adquisición y elaboración. 

Composición nutricional del pescado de piscifactoría frente al pescado salvaje 

La composición nutricional del pescado viene determinada por diversos factores, incluidas la especie, la estación, la dieta, la ubicación, la etapa de desarrollo y la edad. Los niveles de nutrientes del pescado salvaje varían de forma considerable incluso dentro de una misma especie4. Los niveles de nutrientes del pescado de piscifactoría, en especial la composición en ácidos grasos, puede estar influida por su alimentación. El pescado de piscifactoría aporta cantidades de AGPI n-3 CL totales similares o mayores por ración, pero generalmente también presenta mayor cantidad de grasa que el pescado salvaje4,5

Tradicionalmente, los productos pesqueros como la harina de pescado y el aceite de pescado se han utilizado con mucha frecuencia como alimento de los peces carnívoros, como el salmón. Sin embargo, la disminución de las poblaciones pesqueras ha provocado un creciente cambio de tendencia hacia el uso de nutrientes de origen vegetal6.

La investigación actual examina cómo influyen las diferentes prácticas de alimentación en la composición nutricional del pescado de piscifactoría. Especialmente, se intenta establecer si el contenido de AGPI n-3 CL de los peces cuya alimentación tiene base vegetal mantiene niveles similares a los de los peces cuya alimentación se basa en la harina de pescado o el aceite de pescado. Se han obtenido pruebas que demuestran que la sustitución parcial de los aceites de pescado por aceites vegetales en los alimentos de los peces puede conseguir concentraciones de AGPI n-3 CL parecidas6. Otra fuente prometedora de AGPI n-3 CL como alimento de los peces es el cultivo de microalgas marinas7.

Pescado más seguro en la acuicultura 

Los años de industrialización y actividad humana han provocado la contaminación de los océanos y mares del mundo, lo que implica que los peces y los moluscos en libertad están expuestos a contaminantes. El nivel de contaminación de los peces en libertad depende enormemente de su dieta. Los peces carnívoros, como el salmón o el atún, son las especies con más probabilidades de acumular niveles mayores de contaminantes, ya que ocupan posiciones más altas en la cadena alimentaria4. No se puede controlar la dieta de los peces en libertad y los niveles de contaminantes varían mucho según la región geográfica, pero sí que se puede vigilar y controlar de cerca los niveles de contaminantes de los alimentos en la piscicultura4. La legislación de la Unión Europea establece reglas estrictas, incluidos los niveles máximos de contaminantes que puede tener la alimentación en acuicultura, a fin de garantizar que el pescado de piscifactoría sea seguro para el consumo3. Además, los programas de vacunación reducen los brotes de enfermedades en la piscicultura del salmón8

La acuicultura, igual que cualquier actividad humana, se debe gestionar de forma sostenible y responsable para minimizar los daños al medio ambiente. Tal y como sucede con muchos tipos de animales de explotación, la acuicultura se enfrenta a numerosos desafíos, por ejemplo los brotes de enfermedades, la producción de piensos para la alimentación y la eliminación de residuos. La gestión correcta de las piscifactorías minimizará el impacto medioambiental y las licencias para piscifactorías exigen la aplicación de normas operativas que minimicen los efectos. Las normas medioambientales de la Unión Europea están entre las más estrictas y eficaces del mundo3

La acuicultura sostenible intenta dar respuesta a la creciente demanda mundial de pescado y marisco ayudando al mismo tiempo a reducir la presión a la que están sometidas las poblaciones de peces en libertad. Se está ejecutando un proyecto de 5 años de duración financiado por la Unión Europea conocido como DIVERSIFY, con el objetivo de respaldar la expansión del sector acuícola europeo mediante el desarrollo de seis especies de piscifactoría para el mercado. Para obtener más información, visite el sitio web del proyecto

References

  1. Elmadfa I (ed.) (2009). European Nutrition and Health Report 2009. Basel, Switzerland.
  2. Food and Agriculture Organization of the United Nations (2014). The State of World Fisheries and Aquaculture. Rome, Italy.
  3. European Commission website, Fisheries, INSEPARABLE, Eat, Buy and Sell Sustainable Fish, last updated 27th November 2014.
  4. European Food Safety Authority (2005). Opinion of the Scientific Panel on contaminants in the food chain on a request from the European Parliament related to the safety assessment of wild and farmed fish. EFSA Journal 236:1-118.
  5. Strobel C, Jahreis G & Kuhnt K (2012). Survey of n-3 and n-6 polyunsaturated fatty acids in fish and fish products. Lipids in Health and Disease 11:144.
  6. Jensen I, et al. (2012). Farmed Atlantic salmon (Salmo salar L.) is a good source of long chain omega-3 fatty acids. Nutrition Bulletin 37:25-29.
  7. Adarme-Vega TC, et al. (2012). Microalgal biofactories: a promising approach towards sustainable omega-3 fatty acid production. Microbial Cell Factories 11:96.
  8. Dhar AK, et al. (2014). Viral vaccines for farmed finfish. Virusdisease 25(1):1-17.