Vino ecológico

Last Updated : 24 January 2019

Hasta hace poco, el vino sólo podía etiquetarse como ‘procedente de uvas ecológicas’. Sin embargo, después de la implementación de la nueva legislación en la UE en 2012, es posible etiquetar vino como un producto alimentario ecológico.1 No obstante, vino ecológico sigue siendo un producto de nicho en el mercado europeo.

El proyecto ORWINE

Entre 2006 y 2009, el proyecto ORWINE financiado por la UE investigó problemas de medio ambiente, salud, mercado y calidad de producto relacionados a la industria vitivinícola europea con el fin de desarrollar las directrices para la producción ecológica. Como resultado, el proyecto proporcionó evidencias científicas que respaldan el desarrollo de un marco legislativo para producción ecológica de vino. La legislación europea se avanzó basada en esta investigación.

Viñas ecológicas

La viticultura (producción de uvas) convencional es uno de los sistemas agrícolas que consumen más pesticidas.2 Esto puede resultar en que las plagas desarrollan la resistencia a pesticidas y así causar un impacto negativo en organismos a que no son dirigidos.2 Los viñedos que implementan técnicas de agricultura ecológica lo hacen con el objetivo de mejorar calidad del suelo, estableciendo un equilibrio en el ecosistema de la viña y fomentando los mecanismos defensivos naturales de las plantas.

En Europa, los viñedos se encuentran principalmente en regiones templadas que a menudo cuentan con variedades de plantas e invertebrados raros y en peligro de extinción.3 Por eso es importante preservar el ecosistema natural de viñedo.4,5 Agricultura ecológica favorece la proliferación de artrópodos beneficiosos para la viña que a su vez ayudan en controlar las plagas.3

Según algunos estudios recientes, los vinos ecológicos contienen menor cantidad de pesticidas que los vinos convencionales, pero se necesita más investigación para entender plenamente el impacto de la viticultura en vino.6,7

Técnicas de producción y aditivas

Aunque las uvas ecológicas representan la base para el vino ecológico, esto no es suficiente para etiquetar el vino como ecológico. El objetivo de vinificación ecológica es minimizar las intervenciones externas físicas y químicas para que el producto final no se vea afectado por múltiples pasos de procesamiento. En el proceso de vinificación ecológica no se permitan diversas técnicas usadas en producción convencional de vino como la eliminación de dióxido de azufre por procesos físicos, nano o ultrafiltración y tratamientos térmicos superiores a los 70°C, entre otros.

La regulación proporciona una lista de aditivos permitidos que se pueden añadir al vino para prolongar su vida útil y mantener su aroma y sabor. Se permiten todo los aditivos de origen natural usados en la vinificación convencional.

Desafíos

Casi el 90% de uvas ecológicas producidas proceden de Europa; y España, Francia e Italia son los mayores productores de vino ecológico en todo el mundo.8 En los últimos años, uvas ecológicas y producción de vino se han expandido a otros países como China y Turquía, también.9

Sin embargo, a pesar del aumento del área bajo cultivación ecológica, varios factores juegan un papel en frenar el progreso de viticultura ecológica. Estos incluyen rendimientos poco fiables, problemas con la gestión de plagas y la necesidad de educar a los consumidores sobre los productos ecológicos.10 A menudo los consumidores no están dispuestos a pagar un mayor precio asociado a estos vinos y siguen siendo escépticos con respecto a su calidad.11,12,13 Por lo tanto, la producción ecológica de vino es un proceso desafiante porque se espera de los cultivadores y productores de vino que produzcan vinos de alta calidad mientras restrinjan sus técnicas de cultivo y producción de vino a las permitidas por la legislación ecológica.

References

  1. EC Regulation 203/2012. Commission Regulation 203/2012/EC of 8 March 2012 amending Regulation (EC) No 889/2008 laying down detailed rules for the implementation of Council Regulation (EC) No 834/2007, as regards detailed rules on organic wine. Official Jou
  2. Aubertot JN, et al. (2005). Pesticides, agriculture et environnement. Réduire l’utilisation des pesticides et en limiter les impacts environnementaux. Rapport d’expertise scientifique collective, INRA et Cemagref.
  3. Provost C & Pedneault K (2016). The organic vineyard as a balanced ecosystem: Improved organic grape management and impacts on wine quality. Scientia Horticulturae 208: 43-56.
  4. Gliessman SR (2000). Agroecosystem Sustainability: Developing Practical Strategies, first edition. CRC Press, Boca Raton, FL.
  5. Isaia M, Bona F & Badino G (2006). Influence of landscape diversity and agricultural practices on spider assemblage in Italian vineyards of Langa Astigiana (Northwest Italy). Environmental Entomology. 35: 297–307.
  6. Bonn MA, Cronin Jr JJ & Cho M (2016). Do environmental sustainable practices of organic wine suppliers affect consumers’ behavioral intentions? The moderating role of trust. Cornell Hospitality Quarterly 57(1): 21-37.
  7. Cabras P & Angioni A (2000). Pesticide residues in grapes, wine, and their processing products. Journal of Agricultural and Food Chemistry 48(4): 967-973.
  8. Confederation of British Industry (CBI). (2013). CBI Product Factsheet: Organic wine in Europe.
  9. Willer H & Lernoud J (2017). The World of Organic Agriculture- Statistics & Emerging Trends 2017. Research Institute of Organic Agriculture (FiBL). Frick, and IFOAM-Organics International. Bonn.
  10. Willer H. (2008). Organic Viticulture in Europe: Development and current statistics.
  11. Iordachescu A, Moore A & Iordachescu G (2009). Consumer perceptions of organic wine. The Annals of the University Dunarea de Jos of Galati Fascicle VI Food Technology 34.
  12. Ogbeide OA (2015). Consumer willingness to pay a premium for organic wine: discriminant analysis. Journal of Agribusiness and Rural Development. 1: 24–42.
  13. Rojas-Méndez JI, Le Nestour M & Rod M (2015). Understanding attitude and behavior of Canadian consumers toward organic wine. Journal of Food Products Marketing 21(4): 375-396.