La diabetes gestacional, un problema creciente

Last Updated : 30 April 2015

La diabetes gestacional es una condición médica que se produce durante el embarazo. Su prevalencia está aumentando, principalmente debido a los mayores índices de obesidad y a los cambios en los patrones de estilo de vida. A continuación, analizaremos cómo se produce esta condición, sus implicaciones para la salud, la manera de prevenirla y su tratamiento.

¿Qué es la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional, también denominada diabetes mellitus gestacional (DMG), es una condición médica y un problema sanitario creciente que generalmente se produce durante la segunda mitad del embarazo1. Cuando una mujer presenta DMG, sus niveles de glucosa (azúcar) en sangre son más altos de lo normal. Generalmente, la hormona insulina reduce la cantidad de glucosa en la sangre, por ejemplo ayudando a la glucosa a acceder a las células de los músculos, el hígado y el tejido adiposo. Durante el embarazo la necesidad de insulina es mayor, pero los cambios hormonales pueden reducir la capacidad de respuesta de las células a ella. En condiciones normales, cuando suben los niveles de glucosa en sangre, el páncreas segrega más insulina. Sin embargo, cuando el páncreas no es capaz de generar suficiente insulina para el control de los niveles de glucosa en sangre, se desarrolla una "intolerancia a la glucosa" que, si se produce durante el embarazo, recibe el nombre de DMG.

Implicaciones médicas

La DMG puede tener consecuencias médicas para la madre y el bebé. La glucosa atraviesa la placenta y provoca un crecimiento excesivo del feto. La macrosomía es una condición médica según la cual los bebés son demasiado grandes para su edad gestacional, es decir entre 4 kg y 4,5 kg de peso en el nacimiento, lo que puede provocar complicaciones en el parto, como la distocia de hombros (los hombros del bebé se atascan detrás del hueso del pubis durante el parto) y la morbilidad perinatal2. La DMG se asocia también a un mayor riesgo de preeclampsia que, si no se trata, puede resultar mortal3.

Las madres con DMG tienen un riesgo mayor de desarrollar diabetes en etapas posteriores de la vida. Aunque generalmente la diabetes desaparece tras el nacimiento, más del 50% de las mujeres que padecieron DMG desarrollarán una diabetes de tipo 2 durante los 5 a 10 años posteriores al parto4. Además, los hijos de mujeres con DMG también tienen un mayor riesgo de desarrollar sobrepeso, obesidad y diabetes de tipo 2 durante su vida4. Cuando estas complicaciones se identifican a tiempo, los riesgos que conllevan pueden reducirse gracias a determinados cambios en el estilo de vida.

Prevalencia y factores de riesgo

La prevalencia de la DMG varía entre las diferentes poblaciones europeas, oscilando entre el 1,7% y el 11,6%, con mayores índices en el sur que en norte y centro de Europa5.

Los factores siguientes pueden aumentar el riesgo de una mujer de desarrollar DMG6,7:

  • un índice de masa corporal superior a 30 kg/m2 (obesidad),
  • un embarazo anterior con DMG o bebé macrosómico,
  • un familiar de primer grado con diabetes,
  • la pertenencia a determinadas etnias, por ejemplo, sur de Asia, raza negra de origen caribeño u Oriente Próximo6,7.

Diagnóstico

El cribado de la DMG no se realiza de forma coherente en toda Europa. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una prueba oral de tolerancia a la glucosa a las 24-28 semanas de gestación a las mujeres con factores de riesgo de diabetes gestacional (o niveles de glucosa plasmática aleatorios o en ayunas anómalos)8. En dicha prueba oral se analiza la sangre para detectar la glucosa en ayunas y, a continuación, dos horas después de ingerir una bebida de glucosa, que normalmente contiene 75 gramos de glucosa.

Recientemente la OMS ha recomendado basar el diagnóstico de la DMG en los valores siguientes3:

  • niveles de glucosa plasmática en ayunas entre 5,1 y 6,9 mmol/l,
  • 1 hora después de una carga de glucosa de 75 gramos, el nivel de glucosa plasmática es ≥10 mmol/l,
  • 2 horas después de una carga de glucosa de 75 gramos, el nivel de glucosa plasmática está entre 8,5 y 11 mmol/l.

Estrategias de prevención y tratamiento

Hay diversos "factores de riesgo modificables" (los que se pueden controlar) que pueden ayudar a reducir el riesgo de DMG, como tener un peso corporal saludable antes de quedarse embarazada, ser activa físicamente y seguir una dieta saludable y equilibrada que incluya muchos cereales integrales, proteínas sin grasa, pescados azules y grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas de manera equilibrada7,9. La ingesta de alimentos y bebidas con alto índice glicémico (IG) se debería reducir al mínimo.

Una vez confirmada la DMG mediante una prueba oral de tolerancia a la glucosa, la primera estratégica de tratamiento debería ser la derivación a un dietista-nutricionista. Aunque los cambios dietéticos y el ejercicio pueden ayudar a mejorar la condición, se calcula que el 70% de las mujeres requerirán tratamiento adicional como hipoglicémicos orales o inyecciones de insulina7. Normalmente las mujeres que padecen DMG reciben asesoramiento de los profesionales sanitarios para controlar ellas mismas sus niveles de azúcar en sangre.

Referencias

  1. Derbyshire E (2011). Special Cases (pp. 218-240). In Derbyshire E (ed.) Nutrition in the childbearing years. Chichester, UK: John Wiley & Sons.
  2. Young BC & Ecker JL (2013). Fetal macrosomia and shoulder dystocia in women with gestational diabetes: risks amenable to treatment? Current Diabetes Reports 13(1): 12018.
  3. WHO (2013). Diagnostic criteria and classification of hyperglycaemia first detected in pregnancy. Geneva, Switzerland: WHO.
  4. International Diabetes Federation website, Gestational diabetes section.
  5. Schneider S, Bock C, Wetzel M et al. (2012). The prevalence of gestational diabetes in advanced economies. Journal of Perinatal Medicine 40(5): 511-520.
  6. International Diabetes Federation website, Risk factors section.
  7. National Institute for Health Care Excellence (NICE) (2015). Diabetes in pregnancy. Management of diabetes and its complications from preconception to the postnatal period. NICE guideline 3.
  8. WHO (1999). WHO Consultation: Definition, diagnosis and classification of diabetes mellitus and its complications: Report of a WHO Consultation. Part I: Diagnosis and classification of diabetes mellitus. WHO/NCD/NCS/99.2. Geneva, Switzerland: WHO.
  9. Zhang C & Ning Y (2011). Effect of dietary and lifestyle factors on the risk of gestational diabetes: review of epidemiologic evidence. American Journal of Clinical Nutrition 94(6 Suppl):1975S-1979S.