hererTé: salud e hidratación: (EUFIC)

Té: salud e hidratación

Last Updated : 08 October 2016

El té se ha utilizado como bebida refrescante durante siglos. Se ha dicho del té que tiene efectos beneficiosos para la salud, ¿lo confirman los últimos avances científicos? ¿Es el té una fuente de hidratación?

 

 

 

Historia y tipos de té

El té es una bebida que se ha consumido durante siglos. Es la bebida más consumida en el mundo después del agua.1 La Figura 1 muestra el consumo de té per cápita en algunos países europeos.

Figura 1. Consumo de té per cápita en Europa2

El té se prepara añadiendo agua caliente a las hojas de la planta del té, Camellia sinensis. Este proceso se llama infusión. Los tés herbales o de frutas, a pesar de su nombre, no son tés estrictamente hablando, ya que provienen de otras especies de plantas (por ejemplo, el tilo o la camomila). 

Se utilizan diferentes métodos de procesamiento para producir los cientos de variedades de té:

  • Los tés negros, que son los más comunes en Europa3, se producen cuando las hojas de té se fermentan (en una sala a temperatura controlada, las enzimas de las propias hojas de té las rompen) y, luego, se secan. Estos procesos liberan los polifenoles específicos, que le dan su color y su sabor distintivos.4
  • El té verde (sin fermentar) se produce calentándolo al vapor antes de secarlo, con lo que se minimiza la oxidación por las enzimas, se mantiene el color de la hoja y se consiguen sus características de sabor.
  • El té oolong está entre el té verde y el té negro por lo que respecta a la fermentación y el sabor, puesto que sus hojas se han oxidado solo parcialmente.

Los tés negros y verdes (y oolong) contienen diferentes tipos de polifenoles, pero el contenido total de polifenoles es similar.5​​​​​​​

El té se puede beber como una simple infusión o se le pueden añadir leche o limón, o azúcar. Sin embargo, se necesita más investigación para entender en qué grado y mediante qué mecanismos esto afecta a la biodisponibilidad de los diferentes polifenoles.

¿Es bueno el té para la salud?

Existen muchas más investigaciones publicadas sobre el té verde que sobre el té negro (y otros tés). Un exhaustivo análisis llevado a cabo recientemente que estudió las asociaciones entre los grupos de alimentos y bebidas y las enfermedades crónicas relacionadas con la dieta señaló que el té era la más protectora de todas las bebidas que se consumen habitualmente. Las personas que más té consumían presentaban una importante reducción del riesgo de diabetes de tipo 2 (un 16%), de enfermedades cardiovasculares (un 28%) y de cáncer (un 34%), aunque otros estudios no han puesto de manifiesto que exista una relación clara entre el té y el cáncer.6 Otro estudio amplio indicó que cada taza de té diaria adicional se traducía en una mortalidad por todas las causas un 9% inferior.7 Muchos de los beneficios indicados se han atribuido a la presencia de unos polifenoles específicos llamados flavonoides, que tienen un efecto beneficioso en los vasos sanguíneos gracias a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, pero también se ha sugerido que la cafeína y el flúor son igual de importantes.3,5

Los principales estudios sobre el té y las enfermedades cardiovasculares han revelado que el consumo de té negro y té verde estaba asociado a niveles significativamente bajos de colesterol LDL, presión sanguínea y riesgo de accidente cerebrovascular.8​​​​​​​

Respecto al control del peso, dos ensayos recientes han señalado que un incremento en el consumo de té negro producía una pequeña pero significativa reducción de peso cuando las personas seguían su dieta habitual.9,10 Una revisión anterior de 18 estudios no identificó ningún efecto significativo del consumo de té verde en el peso.11 Por ello, la relación entre el control del peso y el consumo de té sigue siendo un debate abierto.

Cabe la posibilidad de que los flavonoides del té protejan contra la caries dental, y entre los mecanismos sugeridos se incluyen efectos antivirales y antimicrobianos.8 Además, el té es fuente de flúor, que mejora la salud dental al fomentar la resistencia a la caries.12 Sin embargo, lo más importante para gozar de una salud dental adecuada sigue siendo el buen cuidado dental general.

Cafeína en el té y cuánto se debe beber

El tiempo de infusión es lo que marca principalmente la cantidad de cafeína en el té, y puede variar de 1 a 90 mg por cada 100 ml.8 No obstante, los “tés” herbales o de frutas no suelen contener cafeína. Los estudios han demostrado que una ingestión moderada de cafeína puede ser beneficiosa en el rendimiento físico y la atención. Por otro lado, un exceso de cafeína puede afectar al sueño.13,14 Otro conocido efecto de la cafeína es su capacidad para actuar como un diurético suave (haciendo que el cuerpo pierda agua), pero hay estudios que señalan que esto solo resulta preocupante en casos de altas dosis de cafeína. Por ejemplo, beber de 6 a 8 tazas de té no afecta negativamente a la hidratación.15

Un reciente informe de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)16 llegó a la conclusión de que los adultos sanos pueden consumir con seguridad dosis individuales de cafeína de hasta 200 mg. Las principales directrices se muestran en la Tabla 1 y sugieren que un consumo de hasta 8 tazas de té al día es seguro para personas adultas, no embarazadas. Los niños de más de 24 meses pueden beber con seguridad 1 o 2 tazas de té sin azúcar. A pesar del temor por el impacto de los polifenoles del té en la biodisponibilidad del hierro, los informes han concluido que el consumo de té tiene poco efecto en el estado del hierro en adultos o niños.17 La British Dietetic Association reconoce que el té contribuye a la ingesta de fluidos, y en algunos países, como Alemania, se recomienda el té explícitamente para la hidratación.18

Tabla 1. Consumo de cafeína seguro y consumo equivalente de té.16​​​​​​​

 

Consumo de cafeína diario seguro

Equivalent cups of tea (based on 50 mg caffeine per 190 ml cup)

Adultos

400 mg

8 tazas

Mujeres embarazadas y lactantes

200 mg

4 tazas

Niños

3 mg/kg de peso corporal

1-2 tazas dependiendo de la edad

Conclusión

El té es una bebida que se consume en toda Europa y de la que pueden tomarse hasta 8 tazas de té al día con las actuales directrices de cafeína para personas adultas, no embarazadas. El té tiene propiedades saludables que no se encuentran en otras bebidas debido a su elevado contenido en flavonoides y es una excelente fuente de hidratación.

Referencias relacionadas

Referencias

  1. Hodgson JM & Croft KD (2010). Tea flavonoids and cardiovascular health. Molecular Aspects of Medicine 31:495–502.
  2. Europmonitor, World Bank. (Cited by Quartz, 2014)
  3. Siddiqui IA, et al. (2004). Antioxidants of the beverage tea in promotion of human health. Antioxidants &Redox Signaling 6:571–582.
  4. British Nutrition Foundation (2003). Plants: Diet and Health. (ed G. Goldberg) Oxford: Blackwell Publishing.
  5. Stangl V, et al. (2006). The role of tea and tea flavonoids in cardiovascular health. Molecular Nutrition & Food Research 50:218–28.
  6. Fardet A & Boirie Y (2014). Associations between food and beverage groups and major diet-related chronic diseases: an exhaustive review of pooled/meta-analyses and systematic reviews. Nutrition Reviews 72(12):741–762.
  7. Gardener H, et al. (2013). Coffee and tea consumption are inversely associated with mortality in a multiethnic urban population. Journal of Nutrition 143:1299-1308.
  8. Ruxton C, Phillips F & Bond T (2015). Is tea a healthy source of hydration? Nutrition Bulletin 40(3):166-176.
  9. Bohn SK, et al. (2014). Effects of black tea on body composition and metabolic outcomes related to cardiovascular disease risk: A randomised controlled trial. Food Function 5:1613-1620.
  10. Li Y, et al. (2015). Effects of tea or tea extracts on metabolic profile in patients with type 2 diabetes mellitus: a meta-analysis of ten randomised controlled trials. Diabetes Metabolism Research and Reviews. Doi 10.1002/dmrr2641.epub.
  11. Jurgens TM et al. (2012). Green tea for weight loss and weight maintenance in overweight or obese adults. Cochrane Database of Systematic Reviews 12:CD008650.
  12. European Food Safety Agency (EFSA) (2013). Scientific Opinion on Dietary Reference Values for Fluoride. EFSA Journal 11(8):3332.
  13. Einöther SJ & Martens VE (2013). Acute effects of tea consumption on attention and mood. American Journal of Clinical Nutrition 98(6):1700S–1708S.
  14. Killer S, Blannin AK & Jeukendrup AE (2014). No evidence of dehydration with moderate daily coffee intake: a counterbalanced cross-over study in a free-living population. PLoS One 9(1):e84154.
  15. Ruxton CH & Hart VA (2011). Black tea is not significantly different from water in the maintenance of normal hydration in human subjects: results from a randomised controlled trial. British Journal of Nutrition 106(4):588-595.
  16. European Food Safety Agency (EFSA) (2015). Scientific Opinion on the safety of caffeine.
  17. Scientific Advisory Committee on Nutrition (SACN) (2010). Iron and health. London: The Stationery Office.
  18. Blumberg JB (2013). Introduction to the proceedings of the Fifth International Scientific Symposium on Tea and Human Health. American Journal of Clinical Nutrition. 98(6):1607S-1610S.