Edulcorantes: abordando preguntas comunes y desacreditando mitos

Last Updated : 14 January 2020

Durante siglos, varios alimentos, como la miel o el azúcar, se han utilizado para endulzar nuestros alimentos. Hoy en día, también tenemos una gama de nuevos edulcorantes, que proporcionan alternativas al azúcar bajas en calorías. La UE ha establecido reglas estrictas sobre qué edulcorantes pueden usarse de manera segura y qué información debe incluirse en las etiquetas para informar a los consumidores.

¿Qué son los edulcorantes y qué tipos diferentes hay?

Los edulcorantes son ingredientes agregados a los alimentos para reemplazar el azúcar. Algunos edulcorantes, a menudo llamados " edulcorantes intensos", proporcionan un sabor dulce intenso sin calorías o con muy pocas calorías (para ver ejemplos, consulte la Tabla 1). Como son intensamente dulces, solo se necesitan cantidades muy pequeñas. Otro grupo ampliamente utilizado de edulcorantes se denominan edulcorantes bajos en calorías, edulcorantes a granel o "polioles" (para ver ejemplos, consulte la Tabla 1). Estos edulcorantes proporcionan menos calorías por gramo que el azúcar (sacarosa) mientras que tienen la misma masa (volumen, consulte también el artículo sobre "Reemplazando azúcares"). Las normas para el uso de ambos tipos de edulcorantes se establecen en el reglamento de la Comisión Europea sobre aditivos alimentarios (2008)1, que cubre "aditivos alimentarios, enzimas alimentarias, aromatizantes y nutrientes". Esta directiva no se aplica a los alimentos que tienen propiedades edulcorantes, como el azúcar, la miel o el jarabe de arce.

Edulcorantes intensos

Edulcorantes bajos en calorías (polioles)

Acesulfame K

Sorbitol

Aspartamo

Manitol

Ciclamatos

Isomalta

Sacarina

Maltitol

Taumatina

Lactitol

Neoesperidina DC

Xilitol

Glucósidos de esteviol (de la planta de estevia)

 

Tabla 1. Tipos de edulcorantes intensos y bajos en calorías comúnmente utilizados en los alimentos.

¿Por qué y cómo usamos los edulcorantes?

Los edulcorantes se usan como una alternativa al azúcar por varias razones. Los edulcorantes bajos en calorías los pueden usar personas que intentan perder peso o controlar su peso. Como los edulcorantes no promueven la caries dental, pueden usarse para endulzar cosas como la pasta de dientes y el enjuague bucal. Los edulcorantes pueden contribuir a una alimentación saludable sin tener que sacrificar el placer de comer alimentos dulces, con cierta prueba en humanos de que los edulcorantes bajos en calorías pueden contribuir a reducir la ingesta de energía y el peso corporal en condiciones específicas (vea también la sección "¿Los edulcorantes son mejores que el azúcar?" para las condiciones).2,3 Finalmente, ciertos edulcorantes tienen un uso técnico, aparte de su efecto endulzante. Por ejemplo, los polioles se pueden usar para mantener húmedos los pasteles y bollos.

¿Cuál es la diferencia entre edulcorantes naturales y artificiales?

Los edulcorantes naturales se extraen de fuentes vegetales (por ejemplo, estevia) o son producidos por animales (por ejemplo, miel), mientras que los edulcorantes artificiales se fabrican mediante procesamiento industrial. La estructura de las sustancias químicas edulcorantes difiere entre y dentro de los tipos naturales y artificiales de edulcorantes.

¿Cómo se hacen los edulcorantes artificiales?

Los edulcorantes artificiales se procesan industrialmente a partir de compuestos naturales (como los aminoácidos, las fuentes de construcción de las proteínas). El proceso de fabricación puede incluir fermentación y reacciones químicas sintéticas.

¿Son los edulcorantes mejores que el azúcar?

No hay consenso de la prueba científica actual sobre si los edulcorantes son mejores que el azúcar. Como los edulcorantes comprenden muchos compuestos diferentes (por ejemplo, aspartamo, neotamo), no se pueden considerar como un grupo para compararlos con los azúcares en general. Mientras que la ciencia tiene claro que los resultados negativos para la salud están asociados con una ingesta excesiva de energía (especialmente a través del consumo excesivo de refrescos), es probable que los beneficios del uso de edulcorantes (como la pérdida de peso) dependan de las circunstancias específicas en las que se consumen: el tipo de edulcorante, el IMC de una persona, en qué tipo de alimento se usa el edulcorante (sólido o líquido), la duración del tiempo durante el que se consume un edulcorante, si hay condiciones metabólicas preexistentes, etc.25 Por lo tanto, para comprender si los edulcorantes son mejores que el azúcar, deberá evaluarse la situación específica en la que se encuentra una persona para comprender si puede ser beneficioso reemplazar el azúcar por edulcorantes.

¿Son seguros los edulcorantes?

De acuerdo con la legislación de la UE, los edulcorantes (al igual que otros aditivos alimentarios) deben autorizarse antes de su uso y reevaluarse continuamente por su seguridad (de conformidad con las disposiciones del Reglamento no 257/20106 de la Comisión Europea). ). Los edulcorantes utilizados por los fabricantes de alimentos generalmente están sujetos a ciertas condiciones de uso. Es decir, la ley especifica a qué alimentos se pueden agregar edulcorantes autorizados y aprobados, al igual que las cantidades. La evaluación de los edulcorantes es la misma que para todos los aditivos alimentarios y se basa en revisiones de los datos de seguridad disponibles. A partir de los datos disponibles, se determina un nivel máximo de un aditivo que no tiene un efecto tóxico demostrable. Esto se denomina "nivel sin efecto adverso no observado" (NOAEL por sus siglas en inglés) y se utiliza para determinar la cifra de "ingesta diaria admisible" (IDA) para cada aditivo alimentario y que incluye edulcorantes intensos. La IDA proporciona un amplio margen de seguridad y se refiere a la cantidad de un aditivo alimentario que, en circunstancias normales, se puede tomar diariamente en la dieta, durante toda la vida, sin ningún problema de salud. En ciertos casos, como los polioles, la ley no especifica un nivel máximo (IDA "no especificada") pero estipula que debe usarse de acuerdo con las "buenas prácticas de fabricación", a veces referidas en las especificaciones técnicas como "quantum satis". Los fabricantes no deben usar más de lo necesario para lograr el propósito previsto. En el caso de los edulcorantes, se espera que la ingesta diaria, incluso en personas que consumen grandes cantidades de productos endulzados con edulcorantes, caiga muy por debajo del supuesto umbral tóxico5,7 (es decir, los científicos no saben cuál es el nivel tóxico en humanos, porque solo se han realizado estudios en animales utilizando ese edulcorante específico, sin embargo, tenemos suficiente información de estudios en animales para comprender cuánto pueden ingerir las personas sin ningún efecto negativo).

Para garantizar que los consumidores sepan qué edulcorantes se han utilizado en los diferentes productos alimenticios, los edulcorantes deben etiquetarse de cierta manera. Los edulcorantes que se pueden comprar en los supermercados deben estar etiquetados como "... edulcorante de mesa a base de ...", donde el espacio en blanco se completa con el nombre del edulcorante utilizado. Los alimentos que contienen edulcorantes intensivos también deben indicar ese hecho en la etiqueta y nombrar el edulcorante en la lista de ingredientes. Los edulcorantes polioles deben tener en cuenta sus efectos laxantes, mientras que aquellos que contienen el edulcorante intenso aspartamo deben indicar que es una fuente de fenilalanina, porque las personas que sufren de fenilcetonuria no pueden metabolizar este aminoácido.

¿Cómo se relacionan los edulcorantes con nuestra salud?

Desde un punto de vista científico, la prueba sobre los edulcorantes y los efectos sobre la salud en las personas indica que los edulcorantes pueden contribuir a la disminución de la ingesta de energía y el peso corporal, así como a la mejora de los factores de riesgo cardiometabólico.2,3,5,811 Además, se ha demostrado que los polioles y los edulcorantes intensos previenen la caries dental9,12, y la EFSA reconoce que, en comparación con el azúcar de mesa, los edulcorantes reducen los niveles de azúcar en la sangre después de comer.12 Sin embargo, no se sabe si los niveles más bajos de azúcar en la sangre resultan en beneficios para la salud a largo plazo, por ejemplo, en la diabetes, ya que los estudios hasta ahora han conseguido pruebas contradictorias.7,12,13

Finalmente, se pueden agregar edulcorantes a los productos no alimentarios para modificar el comportamiento del consumidor (como en el tabaco) en lugar de con fines de reducción de calorías.14

¿Los edulcorantes engordan?

Los científicos actualmente no saben si los edulcorantes causan aumento de peso. De hecho, la mayoría de las pruebas científicas muestra que los edulcorantes pueden tener un papel en el control del peso al reducir la ingesta de energía y el peso corporal cuando se usan como sustitutos del azúcar en la alimentación de adultos, adolescentes o niños.2,3,5,8,9,12,13,1518

Ha habido teorías que el uso de edulcorantes causa

  • habituación de la dulzura (es decir, acostumbrarse al sabor dulce),
  • aumento de los antojos de productos endulzados, y
  • efectos metabólicos a largo plazo sobre la salud, incluidos los impactos en los genes a través de los hábitos de los padres antes de la concepción,

que pueden aumentar la ingesta de alimentos y provocar un aumento de peso. Sin embargo, estos estudios no brindan respuestas claras debido a la limitada información disponible.5,19,20 Otra forma indirecta de aumento de peso puede ser a través de los polioles, que tienen un efecto en nuestra salud gastrointestinal a través de las bacterias intestinales; sin embargo, aún no se ha aclarado si el impacto en la microbiota intestinal es beneficioso o perjudicial para los humanos o incluso biológicamente relevante.7,21

¿Los edulcorantes causan cáncer?

La prueba científica y las agencias de seguridad alimentaria están de acuerdo en que los edulcorantes no causan cáncer. A pesar de las llamadas de algunos expertos para realizar estudios más fuertes y a largo plazo sobre los edulcorantes individuales2, el consenso científico actual es que no hay pruebas de que los edulcorantes causen cáncer. De hecho, las agencias internacionales de seguridad alimentaria como la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) han investigado cada edulcorante autorizado por el mercado en detalle y han concluido que estos edulcorantes son seguros para el uso diario. La EFSA generalmente proporciona un valor máximo para cada aditivo alimentario autorizado (los edulcorantes se consideran aditivos alimentarios) que a menudo está muy por encima de la ingesta estimada de personas individuales para garantizar la seguridad toxicológica tanto a corto como a largo plazo.

Entonces, ¿cuáles son las recomendaciones oficiales sobre edulcorantes?

Como los edulcorantes son aditivos alimentarios, no existe el mismo tipo de recomendaciones sobre su consumo como para otros nutrientes como carbohidratos, proteínas o grasas. Sin embargo, dado que los datos sobre los efectos beneficiosos para la salud del consumo de edulcorantes dependen en gran medida del contexto (por ejemplo, su peso corporal, si el edulcorante se usa como sustituto del azúcar en alimentos sólidos o líquidos, durante cuánto tiempo reemplaza el azúcar por edulcorante, el tipo de edulcorantes), paneles de expertos que apoyan a las autoridades de salud pública acuerdan que:2,5,9,13,22,23

  • Los edulcorantes pueden apoyar la pérdida de peso y el control del peso
  • Actualmente no hay pruebas suficientes para un reemplazo a gran escala e intencional de azúcares en productos dulces
  • Las bebidas endulzadas sin azúcar no deben usarse como sustitutos del agua
  • Los edulcorantes pueden ser aceptables para los diabéticos para controlar su glucemia
  • Se puede reducir el sabor dulce en su dieta disminuyendo gradualmente la cantidad de azúcar en los alimentos y bebidas, y los edulcorantes sin calorías pueden ser una herramienta de apoyo en este proceso

References

  1. European Union Regulation (EC) No 1333/2008 of the European Parliament and of the Council of 16 December 2008 on food additives.
  2. Toews I, et al. (2019). Association between intake of non-sugar sweeteners and health outcomes: systematic review and meta-analyses of randomised and non-randomised controlled trials and observational studies. BMJ 364:k4718.
  3. Rogers PJ, et al. (2016). Does low-energy sweetener consumption affect energy intake and body weight? A systematic review, including meta-analyses, of the evidence from human and animal studies. International Journal of Obesity 40:381–394.
  4. Peters JC, et al. (2016). The effects of water and non-nutritive sweetened beverages on weight loss and weight maintenance: A randomized clinical trial. Obesity 24:297-304.
  5. ANSES (2016). Opinion of the French Agency for Food, Environmental and Occupational Health and Safety (ANSES) on the establishment of recommendations on sugar intake. Accessed 17 October 2019.
  6. Commission Regulation (EU) No 257/2010 of 25 March 2010 setting up a programme for the re-evaluation of approved food additives in accordance with Regulation (EC) No 1333/2008 of the European Parliament and of the Council on food additives.
  7. European Commission JRC Knowledge Gateway: Health Promotion and Disease Prevention. Accessed: 17 October 2019.
  8. Malik VS (2019). Non-sugar sweeteners and health. BMJ 364:k5005.
  9. Scientific Advisory Committee on Nutrition (2015). Carbohydrates and health. London, United Kingdom: Public Health England.
  10. Miller PE & Perez V (2014). Low-calorie sweeteners and body weight and composition: A meta-analysis of randomized controlled trials and prospective cohort studies. American Journal of Clinical Nutrition 100:765-777.
  11. Bellisle F (2015). Intense sweeteners, appetite for the sweet taste, and relationship to weight management. Current Obesity Reports 4:106-110.
  12. European Food Safety Authority (2011). Scientific opinion on the substantiation of health claims related to intense sweeteners and contribution to the maintenance or achievement of a normal body weight (ID 1136, 1444, 4299), reduction of post-prandial glyc
  13. US Dietary Guidelines Committee (2015). Scientific report of the 2015 Dietary Guidelines Advisory Committee. Washington D.C., USA: US Department of Agriculture.
  14. Jordt SE & Jabba S (2019). Sweeteners are added to modify consumer behaviour. BMJ 364:I366.
  15. Kmietowicz Z (2019). Non-sugar sweeteners: lack of evidence that they help to control weight. BMJ 364:l7.
  16. Azad MB, et al. (2017). Nonnutritive sweeteners and cardiometabolic health: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials and prospective cohort studies. Canadian Medical Association Journal 189:E929-E939.
  17. Romo-Romo A, et al. (2016). Effects of the non-nutritive sweeteners on glucose metabolism and appetite regulating hormones: Systematic review of observational prospective studies and clinical trials. PLoS One 11:e0161264.
  18. Public Health England. (2015). Sugar Reduction: The evidence for action. Annex 5: Food supply. London, UK: Public Health England.
  19. Gardner C, et al. (2012). Non-nutritive sweeteners: current use and health perspectives: A scientific statement from the American Heart Association and the American Diabetes Association. Circulation 126:509-519.
  20. Reid AE, et al. (2016). Early exposure to non-nutritive sweeteners and long-term metabolic Health: A systematic review. Pediatrics 137:e20153603.
  21. Spencer M et al. (2016). Artificial sweeteners: A systematic review and primer for gastroenterologists. Journal of Neurogastroenterology and Motility 22:168-80.
  22. American Diabetes Association (2018). Lifestyle management: standards of medical care in diabetes. Diabetes Care 41:S38-S50.
  23. Public Health England (2016). Protecting and improving the nation’s health. London, UK: Public Health England.