Importancia del problema del sobrepeso en Europa: datos de la OMS

Última actualización : 30/12/2011
índice

    Se calcula que en Europa el número de personas con obesidad se ha triplicado desde la década de los 80, incluso en países donde tradicionalmente se registraba una baja prevalencia. Dado que la esperanza de vida es mayor que nunca antes, y puesto que el riesgo de sobrepeso aumenta con la edad, ¿es cierto que los europeos nos volvemos más gordos, o simplemente envejecemos más? ¿Qué importancia real tiene el problema del sobrepeso? La Organización Mundial de Salud ha encontrado las respuestas a estas preguntas.

    Consecución de datos comparables, ajustados por edades

    La comparación entre estudios sobre la prevalencia de la obesidad es particularmente difícil a causa de las variaciones en la metodología y en las poblaciones estudiadas, así como por los posibles factores de confusión. Uno de esos factores que hay que tener en cuenta para hacerse una idea más exacta de la magnitud del problema del sobrepeso y de la obesidad, así como del desarrollo de este problema, es el hecho de que las poblaciones están envejeciendo. Los europeos son longevos y los índices de natalidad son bajos. El sobrepeso y la obesidad son más frecuentes en los adultos de más edad y, por ello, un número más alto de adultos más mayores implica más individuos con sobrepeso y obesidad en la población.

    Varias organizaciones, como la Organización Mundial de la Salud, el Grupo de Trabajo Internacional sobre Obesidad (“International Obesity Taskforce”, o IOTF por sus siglas) y Eurostat (la oficina estadística de la Unión Europea), mantienen bases de datos acerca del sobrepeso y la obesidad en países europeos. Sin embargo, hasta ahora no se habían extraído conclusiones basadas en la totalidad de dichos datos a causa de las limitaciones en cuanto a su comparabilidad. Pero, recientemente, la Oficina Regional de la OMS para Europa ha recopilado y estandarizado por edades los datos ofrecidos por estas y otras organizaciones, así como los disponibles en publicaciones científicas. De este modo se ha obtenido un mapa de las tendencias de obesidad que se han producido desde 1981 hasta 2005 en adultos de edades comprendidas entre 25 y 64 años en los 53 países de la Región Europea de la OMS1. Los datos notificados por los propios países y los medidos se analizaron por separado para evitar conclusiones erróneas.

    Pautas comunes

    Del análisis de los datos medidos se obtiene que hay algunas pautas que se repiten en la Región Europea de la OMS. Se demostró que, en todos los países, tanto en el caso de los hombres como en el de las mujeres, hay una prevalencia más alta del sobrepeso (índice de masa corporal (IMC) ≥25) y de la obesidad (IMC ≥30) en el segmento de las personas mayores (de 50 a 64 años de edad) que en el segmento de las personas jóvenes (de 25 a 49 años de edad). Asimismo, se demostró que, en Europa, el sobrepeso era más frecuente en hombres que en mujeres, mientras que la obesidad era más frecuente en mujeres. Se produjeron excepciones a esta regla en Irlanda y el Reino Unido, donde, conforme a algunos estudios, la obesidad era más frecuente en hombres.

    Prevalencia y tendencias en el tiempo en Europa

    El mayor porcentaje de sobrepeso en hombres se dio en el Reino Unido, donde, a principios de la primera década del siglo XXI, más del 70% de los hombres presentaban sobrepeso. También fue en el Reino Unido donde se observaron los mayores índices de obesidad: con más de 1 de cada 4 hombres afectados. Se observaron índices de obesidad similares en las mujeres irlandesas: los índices más altos de Europa. El sobrepeso era más frecuente en las mujeres británicas; casi el 60% de ellas tenía un IMC ≥25. En general, las poblaciones de los países del Este de Europa, de los países balcánicos y de las antiguas repúblicas soviéticas eran más delgadas que las de Europa Occidental; presentaban índices de sobrepeso de tan solo un 40% y la obesidad afectaba a menos del 10% de esas poblaciones.

    La pauta observada a lo largo del tiempo es la de un aumento del sobrepeso y de la obesidad, en todos los países y tanto en hombres como en mujeres. Un hecho interesante es que, en los hombres irlandeses, el aumento de la obesidad fue mayor que el aumento del sobrepeso, mientras que en otros países ambas tendencias o aumentos fueron de igual magnitud. En las mujeres irlandesas, la tendencia global a la obesidad fue en aumento, pero en el grupo de las mujeres de más edad (de 50 a 64 años), de hecho se redujo, siendo este el único grupo para el que se notificó una tendencia negativa.

    Se disponía de una mayor cantidad de datos notificados por los propios países que de datos medidos. Los datos notificados mostraban que en la mayoría de los países los índices de obesidad oscilaron entre un 10% y un 14,9% en el período 2001–2005; la siguiente franja más frecuente fue la comprendida entre un 15% y un 19,9%. El número de países con índices de obesidad superiores al 20% fue mayor que el número de países con índices de obesidad inferiores al 10%. Las cifras notificadas por los propios países, en relación con el sobrepeso en hombres, oscilaron desde un 50% en Suiza y Letonia y a casi un 70% en Eslovaquia y Malta. La menor prevalencia de obesidad se vio en Suiza e Italia, y la prevalencia más alta se notificó en Grecia y Malta, donde más de 1 de cada 4 hombres padecía obesidad. Suiza e Italia tenían la proporción más baja de mujeres con sobrepeso, y Grecia y Reino Unido, la proporción más alta. La menor prevalencia de obesidad en mujeres se dio en Suiza y Suecia, y la prevalencia más alta, en Grecia, Malta y Letonia.

    A nivel mundial la prevalencia de la obesidad en adultos es de un 7,7% en hombres y de un 9,8% en mujeres. Están especialmente afectadas una serie de poblaciones de la Región del Pacífico Occidental de la OMS, las Indias Occidentales, los Estados Unidos de América y Australia2.

    Conclusiones

    La prevalencia de sobrepeso y obesidad, estandarizada por edades, ha aumentado a lo largo del tiempo en la mayoría de los países europeos. Esto significa que el número creciente de europeos con exceso de peso no es consecuencia tan solo de la existencia de una mayor cantidad de personas mayores o ancianos, más propensos al sobrepeso que personas más jóvenes, sino que se debe también a que hay más sobrepeso en la población en general.

    Más información

    Oficina Regional de la OMS para Europa, Sección de obesidad – http://www.euro.who.int/en/what-we-do/health-topics/diseases-and-conditions/obesity

    Referencias

    1. Doak CM, et al. (2012). Age standardization in mapping adult overweight and obesity trends in the WHO European Region. Obes Rev 13(2):174–191. doi: 10.1111/j.1467-789X.2011.00943.x. Epub 2011 Nov 7.

    2. WHO Global Infobase.