El etiquetado nutricional frontal de los envases

Última actualización : 15/07/2022

Las etiquetas de los alimentos nos ayudan a entender qué contienen los productos envasados. Por ley, deben incluir información nutricional que detalle el contenido energético en kilojulios (kJ) y kilocalorías (kcal) y la cantidad de grasas, grasas saturadas (“ácidos grasos saturados”), hidratos de carbonoazúcares, proteínas y sal por cada 100 gramos (g) o 100 mililitros (ml). 1 Esta información debe mostrarse en el mismo sitio y suele encontrarse en la parte posterior del envase.

Además de aparecer en el etiquetado nutricional obligatorio antes mencionado, esta información también puede presentarse de diferentes maneras en el frente del paquete (lo que se conoce como "etiquetado nutricional frontal"). para que los consumidores identifiquen inmediatamente los componentes nutricionales esenciales al comprar alimentos.

¿En qué consiste el etiquetado frontal de los envases?

Este tipo de etiquetado incluye información nutricional simplificada en el frente de los envases de los productos y tiene como objetivo ayudar a los consumidores a seleccionar los alimentos. Puede tratarse de una repetición parcial de los datos que aparecen en la declaración nutricional (por ejemplo, el valor energético únicamente o el valor energético junto con la cantidad de grasas, ácidos grasos saturados, azúcares y sal), o puede brindar información adicional sobre la calidad nutricional general del alimento a través de símbolos, letras, códigos de color u otros formatos gráficos, siempre que esté basada en pruebas científicas. Nutri-Score y el formato de tipo "semáforo" del Reino Unido son ejemplos de sistemas de etiquetado nutricional frontal de los envases. 2

¿Para qué se utilizan los sistemas de etiquetado nutricional frontal de los envases?

Este tipo de etiquetado permite a los consumidores identificar rápidamente la calidad nutricional de los alimentos, y el contenido de energía y nutrientes que aportan a una dieta. Los dos objetivos principales son proporcionar a los consumidores información adicional que les ayude a elegir alimentos más saludables, y alentar a la industria alimentaria a reformular los productos y elaborar opciones más saludables (por ejemplo, reformular alimentos para que contengan menos sal, azúcares y/o grasas, nutrientes críticos cuyo consumo debe reducirse). 2

¿Es obligatorio el etiquetado frontal de los envases?

Según las normas actuales de la UE, no es obligatorio proporcionar información nutricional en la parte frontal de los envases, sino que los operadores del sector alimentario pueden hacerlo voluntariamente en determinadas condiciones. Sin embargo, la Comisión Europea está trabajando en una propuesta de etiquetado nutricional normalizado en la parte frontal de los envases para toda la UE, como parte del plan de acción de la granja a la mesa. 2

¿Quién regula la información nutricional incluida en la parte frontal de los envases?

En Europa, el etiquetado nutricional está regulado por el Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor (Reglamento de la UE nro. 1169/2011). Además de definir la información nutricional obligatoria que debe figurar en las etiquetas de los alimentos, la ley contempla el uso de formas adicionales de expresión y otra "información alimentaria voluntaria" (que incluiría la mayoría de los sistemas de etiquetado frontal), según los criterios específicos establecidos en los artículos 35 y 36. 1

¿Cuáles son las etiquetas más comunes que se utilizan en la parte frontal de los envases?

Los sistemas de etiquetado nutricional frontal de los envases se pueden dividir en sistemas "para nutrientes específicos" o sistemas "de indicador sintético", según el tipo de información que proporcionan. 3

Los sistemas "para nutrientes específicos" simplemente facilitan información sobre nutrientes específicos que contiene el alimento. Por ejemplo, pueden mostrar el porcentaje de nutrientes que proporciona (como la cantidad de sal, grasa, azúcares), en comparación con las recomendaciones diarias. 3

A su vez, los sistemas "de indicador sintético" brindan a los consumidores una valoración general sobre las características saludables de los alimentos. Este es el caso del sistema que utiliza el símbolo de la cerradura, en el que los productos con este logotipo específico se consideran más saludables en su grupo de alimentos; o el sistema Nutri-Score, en el que los alimentos se clasifican con un color y una letra según sean más o menos saludables en función de una escala. 3

Diferentes sistemas de etiquetado nutricional frontal de los envases en los países europeos

Fig. 1 - Diferentes sistemas de etiquetado nutricional frontal de los envases en los países europeos.

Diversas instituciones públicas, ONG relacionadas con la salud y el sector privado han diseñado una serie de sistemas de etiquetado frontal de los envases. Sin embargo, en Europa predominan las etiquetas de ingestas de referencia. Otros sistemas comunes son Nutri-Score (ampliamente utilizado en Francia y Bélgica), la cerradura (utilizado principalmente en Suecia, Dinamarca y Lituania) y el sistema de "semáforo" del Reino Unido.

Etiqueta de ingestas de referencia

La etiqueta de ingestas de referencia es un sistema para nutrientes específicos creada por FoodDrinkEurope. Detalla cuánta energía y cuántos nutrientes (grasas, ácidos grasos saturados, azúcares y sal) contiene una porción de un alimento, y qué porcentaje representa en la ingesta diaria de referencia. El sistema se utiliza en toda la UE, y los minoristas de algunos países (por ejemplo, Portugal y España) han diseñado sus propias versiones con códigos de colores.

Etiqueta de ingestas de referencia Etiqueta de tipo "semáforo" portuguesa

Fig. 2 - Etiqueta de ingestas de referencia (a la izquierda) y etiqueta de tipo "semáforo" portuguesa (a la derecha).

 

Nutri-Score

Nutri-Score es un sistema nutricional basado en el modelo de perfiles nutricionales de la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido y se utiliza en diferentes países para que los consumidores puedan comparar productos del mismo grupo de alimentos. El algoritmo para calcular la puntuación nutricional general tiene en cuenta tanto los elementos "negativos" (azúcares, ácidos grasos saturados, sal y calorías) como los "positivos" (proteínas, fibra, fruta, verduras, legumbres y frutos secos) en 100 g o 100 ml del alimento.

El sistema utiliza una escala de cinco colores asociados con las letras A a E, que permite distinguir los productos con mayor calidad nutricional (verde oscuro y verde claro) de los productos con menor calidad nutricional (naranja y rojo). El sistema Nutri-Score se puede aplicar a productos envasados (con algunas excepciones) y utiliza algoritmos ligeramente diferentes para bebidas, grasas y aceites, y quesos. 2

Nutri Score

Fig. 3 - Nutri-Score.

 

Símbolo de la cerradura

El símbolo de la cerradura es un ejemplo de un "indicador positivo" o un "logotipo de aprobación", desarrollado por la Agencia Nacional de Alimentos de Suecia y también utilizado por algunos productores de alimentos en Dinamarca, Lituania, Noruega e Islandia. El logotipo consiste en un símbolo verde en forma de cerradura que identifica la opción más saludable dentro de 32 grupos de alimentos (por ejemplo, pan, queso, precocinados, etc.).

Para llevar este símbolo, los alimentos deben cumplir con condiciones específicas que se basan en las Recomendaciones Nórdicas de Nutrición y están relacionadas con la cantidad de grasa, azúcares, sal, fibra, cereales integrales, frutas y verduras que proporcionan. En última instancia, los alimentos etiquetados con el símbolo de la cerradura contienen menos azúcar y menos sal, más fibra y cereales integrales y menos grasas o grasas más saludables, en comparación con productos similares que no se pueden etiquetar con este logotipo. 4

Logotipo de la cerradura

Fig. 4 - Logotipo de la cerradura.

 

Sistema de "semáforo"

El sistema de "semáforo" es voluntario y se utiliza en todo el Reino Unido. Combina un código de colores con la información de ingestas de referencia porcentuales, en un formato gráfico que se asemeja a un semáforo. Muestra el valor energético (las calorías) y la cantidad (en gramos) de grasa, grasa saturada, azúcares totales y sal por porción o ración de alimento. Los colores verde, ámbar y rojo se utilizan para clasificar el contenido de esos nutrientes cada 100 g/ml de alimento/bebida como "bajo", "medio" o "alto", respectivamente, según el porcentaje de ingestas de referencia.

Los umbrales verde (bajo) y ámbar (medio) están definidos por el Reglamento 1924/2006 de la UE sobre las declaraciones nutricionales y de características saludables que permiten etiquetar los alimentos como productos con bajo contenido de grasas, azúcares y sal. A su vez, el color rojo (alto) se aplica si el nutriente proporciona >22 % del valor de la ingesta de referencia cada 100 g/ml. En el caso de los alimentos vendidos en porciones grandes, para el color rojo se aplican umbrales de porción. 2

Sistema de "semáforo" del Reino Unido

Fig. 5 - Sistema de "semáforo" del Reino Unido.

¿Cuáles son los beneficios y las limitaciones de los sistemas de etiquetado frontal de los envases?

Todos los sistemas presentan ventajas y desventajas. Sin embargo, todos tienen como finalidad ayudar a los consumidores a reconocer las diferencias en la calidad nutricional de los productos alimenticios.

De hecho, la mayor ventaja del etiquetado frontal es su potencial de ayudar a los consumidores a elegir alimentos en función de sus características saludables. El etiquetado frontal de los envases recibe más atención que las etiquetas en la parte posterior, y la investigación ha demostrado que la mayoría de los sistemas de etiquetado frontal pueden ayudar a los consumidores a identificar productos más saludables, particularmente cuando se utilizan códigos de colores. La forma en que estos sistemas modifican finalmente las decisiones de compra o el comportamiento alimentario es menos clara y requiere más investigación, ya que también depende de una variedad de factores entre los que se incluyen, por ejemplo, las motivaciones del consumidor, los precios del producto, los descuentos y el sabor previsto. 2

Aun así, la evidencia actual sugiere que los sistemas de etiquetado frontal de envases pueden impactar positivamente en la elección de alimentos, en especial si la implementación de las etiquetas se combina con campañas de sensibilización y difusión.2  De esta manera, se evitan también "simplificaciones excesivas" o interpretaciones erróneas de los sistemas de etiquetado frontal y su contribución a una dieta equilibrada. Por ejemplo, puede ser tentador pensar que una dieta saludable se reduce a la combinación de productos etiquetados "positivamente", o que los productos identificados como "verdes" se pueden consumir en cantidades más altas solo porque se consideran más saludables. Sin embargo, las características saludables de un alimento no se pueden evaluar aisladamente de la dieta general, ya que su impacto en la salud depende de un contexto más amplio, por ejemplo, la frecuencia con la que se consume el producto, en qué cantidad y si se lo ingiere con otros alimentos. En última instancia, dado que contribuye a seleccionar productos específicos de un grupo de alimentos, el etiquetado en la parte frontal de los envases es un complemento, y no un sustituto, de las pautas dietéticas alimentarias que describen los principios de una dieta saludable. 5

Desde la perspectiva de la reformulación de los alimentos, los sistemas de etiquetado frontal de los envases pretenden ser un incentivo para que los productores de alimentos reformulen sus productos con el fin de obtener una mejor puntuación, lo que podría contribuir a que la industria avanzara hacia la producción de alimentos más saludables. Sin embargo, la reformulación debe entenderse como una oportunidad para mejorar el valor nutricional general de los alimentos (y no solo los nutrientes presentes en un nivel preocupante, según los sistemas de etiquetado frontal), además de garantizar que los ingredientes utilizados como sustitutos sean más beneficiosos en términos de nutrición. 6

Una limitación importante que la Comisión Europea pretende superar con el sistema normalizado de etiquetado frontal de los envases es la diversidad de criterios para calificar los alimentos como más o menos saludables, según los diferentes sistemas. La mayoría de los sistemas de etiquetado frontal de los envases están basados en métodos de creación de perfiles de nutrientes que clasifican los alimentos según su composición energética y nutricional. Sin embargo, existen discrepancias entre los diferentes sistemas en lo referido a los nutrientes específicos considerados y los criterios utilizados para establecer las puntuaciones. Por otro lado, algunos sistemas aplican el algoritmo utilizado a diferentes grupos de alimentos, mientras que otros lo aplican a todos los grupos de alimentos en general. La variedad de enfoques y formatos utilizados en las etiquetas de la parte frontal de envases puede generar más confusión en los consumidores y poner en riesgo la finalidad de los sistemas. 2

References

  1. Regulation (EU) No 1169/2011 of the European Parliament and of the Council of 22 October 2011 on the provision of food information to consumers.
  2. European Commission (2020). Report from the Commission to the European Parliament and the Council regarding the use of additional forms of expression and presentation of the nutrition declaration.
  3. EFSA (2022). Scientific Opinion on the scientific advice related to nutrient profiling for the development of harmonised mandatory front-of-pack nutrition labelling and the setting of nutrient profiles forrestricting nutrition and health claims on foods
  4. Swedish Food Agency. The Keyhole. Accessed on May 2022.
  5. Julia C, et al. (2022). Are foods ‘healthy’ or ‘healthier’? Front-of-pack labelling and the concept of healthiness applied to foods. Br J Nutr. 127(6): 948-922. DOI: 10.1017/S0007114221001428
  6. British Nutrition Foundation (2022). Bridging gaps in food labelling. Nutrition Bulletin 47:2–8. DOI: 10.1111/nbu.12239