Embarazo saludable: alimentos que se deben evitar

Última actualización : 01/08/2021

Es importante adoptar una dieta sana durante el embarazo. para ello, saber qué alimentos evitar y qué alternativas seguras elegir garantiza la salud de la madre y la del niño por nacer.

Una dieta nutritiva y equilibrada contribuye significativamente a que el embarazo sea saludable. Sin embargo, ciertos alimentos y bebidas pueden aumentar los riesgos para la salud del niño por nacer. Es indispensable saber qué alimentos no consumir y cuáles son las alternativas seguras para garantizar la salud de ambos. Sin embargo, incluso si la madre consume por accidente algún alimento que podría ser peligroso, las probabilidades de que la salud se vea perjudicada son bajas. Si usted como madre tiene inquietudes acerca de qué alimentos consumir, o si presenta síntomas de intoxicación alimentaria, siempre comuníquese con su médico para recibir el asesoramiento adecuado.

¿Por qué las mujeres embarazadas deben evitar ciertos alimentos?

Durante el embarazo, es importante no consumir algunos alimentos que podrían perjudicar al niño por nacer. Algunos componentes de los alimentos o los suplementos, al igual que los agentes infecciosos como las bacterias y sus toxinas, los virus o los parásitos pueden provocar enfermedades a través de dichos alimentos, lo que se conoce como "intoxicación alimentaria".

La intoxicación alimentaria suele tener efectos leves y solo provoca síntomas moderados a nivel gastrointestinal y similares a los de la gripe, como fiebre, vómitos o diarrea. Sin embargo, a medida que el sistema inmunitario cambia durante el embarazo, las mujeres embarazadas, en comparación con la población general, tienen un mayor riesgo de enfermarse a causa de ciertos agentes infecciosos como la listeria, presente en algunos alimentos.1,2 Por otro lado, algunos microbios que provocan enfermedades pueden ser perjudiciales para el feto.1 Los riesgos generales de contraer enfermedades transmitidas por alimentos son bajos y, al elegir y preparar cuidadosamente los alimentos, es posible reducirlos aún más.

Se recomienda evitar los siguientes alimentos durante el embarazo, o limitar su consumo:

Quesos y leche crudos/no pasteurizados

La pasteurización es un proceso en el que se aplica calor a una sustancia para matar bacterias potencialmente perjudiciales. Durante el embarazo, por lo tanto, se recomienda evitar consumir leche y nata no pasteurizadas, así como cualquier tipo de queso blando madurado con mohos, de corteza blanca, y elaborado con leche no pasteurizada (cruda), por ejemplo el brie, el camembert y el chèvre (un tipo de queso de cabra), roquefort, gorgonzola y los quesos azules daneses. Es posible que estas variedades de quesos contengan listeria, una bacteria que puede causar una enfermedad llamada listeriosis.3 Los quesos no pasteurizados son seguros cuando se cocinan adecuadamente, por ejemplo, en una pizza o un quiche.

Las demás variedades de quesos no presentan ningún riesgo. Puede comer todos los quesos blandos elaborados con leche pasteurizada, como el quark, el feta, el requesón, el queso crema, la mozzarella y los quesos para untar.4

Ninguno de los quesos duros presentan riesgos, incluso cuando están elaborados con leche sin pasteurizar.3 Estos quesos, como el parmesano y el gruyere, contienen menos agua, lo que reduce la probabilidad de que las bacterias sobrevivan y crezcan.

Sin riesgos queso

Imagen 1. Tipos de queso que se pueden comer sin riesgo alguno durante el embarazo, o que se deben evitar o cocinar antes de consumir.

Carnes, carnes curadas y aves de corral crudas o poco cocidas

Las carnes crudas o poco cocidas, incluidas las carnes crudas curadas como el salami, el chorizo y el jamón de Parma, pueden contener parásitos perjudiciales como Toxoplasma gondii o bacterias como la salmonela o la listeria.4 Puede evitar enfermarse asegurándose siempre de cocinar la carne por completo, hasta que el centro alcance al menos 72°C, sin dejar rastros de sangre. Para evitar la contaminación cruzada de los alimentos, se recomienda lavarse bien las manos y lavar los cuchillos y las tablas de cortar después de preparar carnes crudas en la cocina, y siempre usar diferentes utensilios para los alimentos crudos y cocidos. Aquí encontrará más consejos sobre la manipulación segura de alimentos.

Huevos crudos o poco cocidos

Los huevos crudos pueden tener la bacteria salmonela, que puede provocar enfermedades que se transmiten a través de los alimentos.4 La salmonela no puede sobrevivir a altas temperaturas. Si los huevos están bien cocidos, es posible comerlos sin riesgo alguno. Evite los alimentos que contengan huevos crudos, como las mayonesas caseras y algunos postres. Las mayonesas, los aderezos y las cremas heladas que se venden en los supermercados se elaboran con huevos pasteurizados y, por lo tanto, no presentan riesgos.

Mariscos y pescados crudos o poco cocidos y pescados con alto contenido de mercurio

También es seguro consumir mariscos, siempre que estén bien cocidos, para evitar intoxicaciones alimentarias. Se deben evitar los alimentos con pescado y mariscos crudos, como el sushi, el sashimi y la taramasalata, al igual que los crustáceos con cáscara como los camarones y los cangrejos que se venden precocidos y requieren almacenamiento en frío.5

Se alienta el consumo de pescado durante el embarazo porque es una importante fuente de ácidos grasos saludables. Sin embargo, se deben evitar algunas variedades de pescado con alto contenido de mercurio porque, en exceso, el mercurio puede ser perjudicial. En este grupo se incluye la mayoría de los peces depredadores como el tiburón, el pez espada, el marlín y la caballa real.4,6

Comer dos porciones de pescado con bajo contenido de mercurio a la semana no representa un mayor riesgo para el niño por nacer. Es posible limitar la ingesta de mercurio optando por pescados con bajos niveles de este elemento como el salmón, el bacalao, el abadejo, la solla, los camarones, la anchoa, el arenque o los langostinos. También, se recomienda restringir el consumo de atún a una porción de atún fresco, o 4 porciones de atún enlatado por semana.6

Peces con bajo y alto contenido de mercurio

Imagen 2. Tipos de pescados y mariscos con bajo o alto contenido de mercurio. Durante el embarazo, se deben evitar las variedades de pescado con altos niveles de mercurio.

Brotes crudos, ensaladas listas para comer

Consumir brotes crudos puede presentar riesgos durante el embarazo. Los brotes crudos, por ejemplo, los brotes de frijoles, alfalfa y rábano, así como las ensaladas listas para consumir, pueden contener bacterias perjudiciales como listeria, salmonela y E. coli. Lavar los brotes no es suficiente para garantizar que no existan riesgos al consumirlos crudos. Para matar las bacterias perjudiciales, deben estar bien cocidos.

Es posible consumir lechuga y hortalizas prelavadas en bolsas, siempre que se guarden en el refrigerador y se vuelvan a lavar antes de comerlas.4

En general, las hortalizas y las frutas no presentan ningún riesgo y contribuyen de manera significativa para lograr una dieta saludable durante el embarazo. Sin embargo, siempre se deben lavar adecuadamente antes de su consumo o preparación, para eliminar cualquier resto de tierra. Existe una mínima posibilidad de que las frutas y las hortalizas sin lavar estén contaminadas con bacterias o parásitos perjudiciales como el Toxoplasma gondii.1

Suplementos de hígado (productos) y vitamina A

Se recomienda evitar el consumo de todos los productos elaborados con hígado, ya que el hígado contiene un alto contenido de vitamina A. Algunos estudios han permitido asociar grandes cantidades de vitamina A con defectos de nacimiento y daños hepáticos.4 Por lo tanto, se recomienda tampoco ingerir ningún suplemento dietético que contenga una dosis elevada de vitamina A durante el embarazo.

También, se debe evitar el paté, ya que puede contener la bacteria listeria y el virus de la hepatitis E. 2,5

Alcohol

Beber alcohol, en cualquier cantidad, puede presentar riesgos en todas las etapas del embarazo. El alcohol puede atravesar la placenta y el niño por nacer estará expuesto al alcohol de la sangre. Como el hígado del niño por nacer aún no está completamente desarrollado, el alcohol no se descompondrá rápidamente y, a su vez, podrá afectar el desarrollo del niño.10

Si usted ha bebido alcohol ocasionalmente sin saber que estaba embarazada, deberá dejar de hacerlo una vez que confirme su estado. Consulte a su médico si tiene inquietudes sobre el efecto que pudo haber tenido el consumo de alcohol antes de saber que estaba embarazada.

Cuanto más alcohol se bebe durante el embarazo, mayores serán los riesgos. El consumo de alcohol durante el embarazo puede causar fetopatía alcohólica, una afección grave que provocará en el niño importantes problemas físicos y mentales de por vida.

Cafeína

Durante el embarazo, se recomienda limitar la ingesta de cafeína a 200 mg por día, cualquiera sea la fuente.12 Una taza de café de filtro (200 ml) contiene alrededor de 90 mg de cafeína. La cafeína también se encuentra de forma natural en el té, el chocolate y algunos refrescos y bebidas energizantes. Aunque los riesgos son pocos, se ha descubierto que una ingesta elevada de cafeína (> 300 mg por día) durante el embarazo está asociada con una mayor probabilidad de que el niño nazca con bajo peso.12 Además, hay evidencias que sugieren que los elevados niveles de cafeína pueden estar relacionados con un mayor riesgo de aborto espontáneo y mortinato13, por lo que es preferible mantenerse por debajo del límite máximo de seguridad recomendado de 200 mg por día.

Si usted bebe grandes cantidades de café, intente reducir gradualmente su consumo, o reemplace el café con variedades de té sin cafeína.

Cuanta cafeina hay en los distintos alimentos y bebidas?

Imagen 3. Niveles de cafeína en diferentes productos.

Una alimentación sin riesgos durante el embarazo

Aunque hay algunos alimentos a los que debe prestar atención durante el embarazo, puede disfrutar de muchos otros. No se inquiete si, por accidente, consume algo potencialmente peligroso. Las posibilidades de que su salud se vea perjudicada son mínimas. Sin embargo, siempre comuníquese con su médico si tiene alguna inquietud o si experimenta síntomas que pueden indicar una intoxicación alimentaria, como vómitos, fiebre o diarrea.

References

  1. Smith JL (1999) Foodborne Infections during Pregnancy. Journal of Food Protection 62(7):818-829.
  2. Craig AM et al. (2019) Listeriosis in Pregnancy: A Review. Obstetrical & Gynecological Survey 74(6):362-368.
  3. Janakiraman V (2008) Listeriosis in pregnancy: diagnosis, treatment, and prevention. Reviews in Obstetrics and Gynecology 1(4): 179–85.
  4. Williamson CS (2006) Nutrition in pregnancy. Nutrition Bulletin 31, 28–59.
  5. ANSES (2019) Opinion of the French Agence for Food, Environmental and Occupational Health & Safety on updating of the PNNS dietary guidelines for pregnant and breastfeeding women.
  6. European Food Safety Authority (2014) Scientific Opinion on health benefits of seafood (fish and shellfish) consumption in relation to health risks associated with exposure to methylmercury. EFSA Journal 12(7):3761.
  7. Yang Y et al. (2013) Overview of recent events in the microbiological safety of sprouts and new intervention technologies. Comprehensive Reviews in Food Science and Food Safety 12(3):265–280.
  8. Söderqvist K et al. (2016) Foodborne Bacterial Pathogens in Retail Prepacked Ready-to-Eat Mixed Ingredient Salads. Journal of Food Protection 79(6):978–985 (2016).
  9. Dejong K, Olyaei A & Lo JO (2019) Alcohol Use in Pregnancy. Clinical Obstetrics and Gynecology 62(1):142–155.
  10. Burd L, Blair J & Dropps K. (2012) Prenatal alcohol exposure, blood alcohol concentrations and alcohol elimination rates for the mother, fetus and newborn. Journal of Perinatology 32(9):652–659.
  11. Sundermann AC et al. (2019) Alcohol Use in Pregnancy and Miscarriage: A Systematic Review and Meta-Analysis. Alcoholism: Clinical and Experimental Research 43(8):1606–1616.
  12. European Food Safety Authority (2015) Scientific Opinion on the safety of caffeine. EFSA Journal 13:4102.
  13. Poole R et al. (2017) Coffee consumption and health: umbrella review of meta-analyses of multiple health outcomes. British Medical Journal 359:j5024.